Skip to content
Sobre la imposibilidad de viajar en el tiempo y la imperiosa necesidad de salir corriendo PDF Imprimir E-Mail

Por PATRICIO URZÚA 

Soñar no cuesta nada. ¿Y no es un sueño el principio de todo viaje?

 

 Se puede ir de un lugar a otro, pero eso no altera la sed de viajes imposibles. Porque hoy es el mismo día en todas partes del mundo, y los titulares de todos los diarios dicen más o menos lo mismo en todas las ciudades. Muertos, olimpíadas, viajes al espacio, sondas en Marte, perros clonados y el derretimiento de los casquetes polares. Está todo perversamente en todas partes. La misma hamburguesa puede comerse aquí o en Estambul.

Salir del planeta tampoco parece, hoy por hoy, demasiado prometedor. En el curso de una vida podríamos salir del sistema solar para encontrar algo distinto a polvo o bacterias. El resto es un vacío negro que sólo hace desear estar de vuelta en casa.

La respuesta, para aquellos que no soporten la actualidad, para quienes quieran como recomienda Houellebecq, dar un paso al lado y extraerse del flujo del mundo, sólo existe en la mala literatura fantástica. Supongamos que es posible viajar no ya de un lugar a otro, sino de un tiempo a otro. Que pueden ser verdad todos esos delirios de las películas de ciencia ficción. Encontrarse con uno mismo o con el papá, contemplar sucesos que la historia contó de otra manera, conversar con Platón si uno sabe griego o, más modestamente, cabalgar al lado de Manuel Rodríguez.

El viaje en el tiempo es la expresión última del anhelo de escapar.

Tanto más perfecto como anhelo porque es inalcanzable. Salirse del continuo temporal y recorrerlo en cualquier sentido, digamos en un auto, es una imposibilidad física. Si hubiera en alguna parte una especie de archivo, de museo de la eternidad donde queden congelados los sucesos pasados y futuros, la cantidad de entropía acumulada habría acabado con el universo hace un buen rato. La experiencia indica que sólo existe un presente continuo que se quema segundo a segundo.

Pero soñar no cuesta nada. ¿Y no es un sueño el principio de todo viaje?

Viajamos porque no queremos ver, por lo menos por un rato, la cara del vecino. Porque no queremos seguir pareciéndonos a la gente que nos rodea, o nos queremos rodear de gente que creemos que se va a parecer más a nosotros, o a cómo creemos que somos. Viajamos para disfrazarnos un rato, como un niño que participa en la obra de teatro del colegio, para poner cara de asombro ante edificios, ruinas o espectáculos que son parte de las rutinas de otra gente. Nos hacemos turistas con la esperanza de apenas tocar con la yema de los dedos algo distinto, con la seguridad aburrida pero tranquilizadora de que mañana volveremos a casa y todo volverá a ser lo mismo.

Cada viaje ordenado, cada uno un punto de la misma línea, de A a B, de lunes a martes, y de ahí a miércoles, desde el día en que nacemos hasta el que exhalamos por última vez. Y eso es todo por ahora. Hasta más tarde.


Patricio Urzúa
Acerca del Autor:
PATRICIO URZÚA
Patricio Urzúa es periodista. Ha escrito en La Nación, Vinos y Más, la Zona de Contacto, Paula y Caras. Fue parte del equipo fundador de Bazuca.com, ha escrito para doumentales y series de televisión y actualmente trabaja en Radio Concierto.
Leer Más >>
Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Proyecto financiado con el aporte de:

Advertisement

Top

Habitar

Por DAVID VILLAGRÁN


Leer más...
 
Aeropuerto y otros poemas

Por ALEXIS CASTILLO

Leer más...
 
El Tarot de la Carretera

Por MANUEL ILLANES

 


Leer más...
 
Matria (Selección)

Por ANTONIO SILVA

la ópera fue ensayada día y noche, una pieza
sentimental para los comensales
una pequeña ventanita de cholguán y visillo
color muerto permite al lector fisgonear –y por
qué no reír de la india travestida de selva lírica.


Leer más...
 

John Ashbery

Traducido por TOMÁS COHEN


Leer más...
 
Fragmentos de "Baa Mithl Beith Mithl Beirut"

Por CLAUDIO GAETE BRIONES

Imane Humaydane-Younes nació en 1956 en Ayn Enoub, pueblo libanés de la montaña drusa. Durante las confrontaciones regionales y luchas interiores que ensangrentaron el Líbano entre 1975 y 1990, ella vio vaciarse su región de una gran parte de sus habitantes. Actualmente vive en Beirut, donde realiza un estudio sociológico sobre los desaparecidos durante la guerra.


Leer más...
 
3 Poemas de André Breton

Por FRANCISCO FALCATO

Leer más...
 
Poemas de "Poèmes en Prose" (1915) de Pierre Reverdy

Por FRANCISCO FALCATO

MÁS LEJOS QUE ALLÁ

En la ventana pequeña, bajo el tejado, mira. Y las líneas de mis ojos y las líneas de los suyos se cruzan. Tendré la ventaja de la altura, se dice a sí misma. Pero enfrente cierran las persianas y la atención incómoda se inmoviliza. Tengo la ventaja de tiendas que mirar. En fin, sería preciso subir o vale más bajar y, brazo con brazo, vámonos fuera donde nadie nos mire.

Leer más...
 

Narrativa

S (s) y la no historia

Por CLAUDIA APABLAZA


Leer más...
 
Para llevar

Por BEGOÑA UGALDE

 


Leer más...
 
Mapas

Por JUAN SANTANDER

 


Leer más...
 
La Fortaleza

Por CARLOS LABBÉ

Invocación

Mal dirigidas, las palabras pueden hacerte más daño que un enemigo o alguien que te desea la muerte.


Leer más...