Skip to content
Epifanías en viaje PDF Imprimir E-Mail

Por GONZALO LEÓN

 Siempre se dice que cuando se emprende un desplazamiento geográfico, se realiza también un viaje personal o interior, en donde en vez de descubrir nuevos parajes de algún nuevo país o ciudad se hallan, quizá por primera vez, aspectos de la personalidad propia que se habían mantenido ocultos.

 

 A veces, incluso, se descubren las razones por las que esos aspectos se habían mantenido ocultos y salen a la luz con toda la luz del mediodía, como hubiera dicho Mauricio Wacquez. Y a esto es lo que conocemos como epifanía o descubrimiento significativo.

Joseph Conrad, un escritor que hizo del viaje una epifanía narrativa, recuerda en “Crónica personal” lo que pudieron haber sido sus últimas vacaciones, cuando sólo contaba con dieciséis años: “Fue en el jubiloso año de 1873, el último año de mi vida en que gocé de unas jubilosas vacaciones. Después, sí, ha habido años de holganza, en cierto modo jubilosos, que no han pasado sin dejar en mí su lección, si bien este año del que quiero hablar fue el año de mi última vacación escolar”. Conrad cuenta que cuando se encontraba recorriendo Suiza junto a su tutor, paró en un hostal que a primera vista le pareció desolado, pero que a la mañana siguiente resultó estar repleto de ingenieros ingleses contratados para las obras de un túnel. Aquella mañana fue la primera vez que Conrad escuchó el acento inglés de pueblo, el mismo que luego volvería a escuchar en un sinfín de viajes de boca de marinos ingleses, escoceses y galeses. Esta anécdota resulta relevante para este escritor de origen polaco, ya que él adoptó el inglés para escribir, pese a que dominaba el francés y el polaco: “En mi caso el inglés no fue producto de una elección ni de una adopción”.

Tanto Joseph Conrad como otros escritores han sido víctimas de epifanías durante algunos viajes. Para Ernest Hemingway fue fundamental la Primera Guerra Mundial, en la que trabajó como corresponsal de guerra y terminó quedando herido en una pierna. También lo será la Festividad de San Fermín, en Pamplona. De ambos viajes surgirán sus dos primeras novelas: “Fiesta” y “Adiós a las armas”.

La enumeración de escritores que han vivido sus epifanías durante viajes, como Miguel Serrano o Jack Kerouac, podría ser interminable, así es que será mejor cambiarnos a otra disciplina, como las artes visuales. El más conocido viaje que hizo Paul Gauguin fue a Tahiti, en donde el paisaje y sus habitantes influyeron en su pintura de forma determinante. Pero Gauguin también estuvo en Sudamérica, más específicamente en Río de Janeiro, Puerto Hambre, Iquique y Lima. De esta última cuenta en sus “Diarios íntimos” lo siguiente: “Tengo una notable memoria visual y recuerdo esta época de mi vida, nuestra casa y tantas otras cosas que ocurrieron; el monumento en la Presidencia, la iglesia, cuyo domo era de madera tallada. Veo todavía a la negrita que, como era costumbre, llevaba a la iglesia la pequeña alfombra sobre la que nos arrodillábamos para rezar”.

Pero tal vez el viaje más relevante para mi vida como escritor sucedió en el verano de 1986, cuando con dieciocho años pasé mis primeras vacaciones sin mi familia. Recuerdo que junto a cuatro amigos fuimos en dos autos a Vichuquén y que llevamos un láser y una lancha. Nos instalamos en un camping y participamos de una competencia o “gymkana”, que organizó el camping para que no nos aburriéramos. Recuerdo que tuvimos que presentar un espectáculo, un circo o algo así, y que en vez de payasos, ofrecimos a unos milicos desfilando. Recuerdo chicas yendo a nuestro sitio, el 29, y la vez en que conduje la lancha y casi atropellé a un nadador o la ocasión en que casi me ahogué. En fin, fueron tantos recuerdos que, cuando llegué al departamento de mi familia en Viña del Mar, tuve la tentación de escribirlas. Antes me había sido impensado que las cosas que pasaban podían escribirse. Pero había descubierto algo, y eso sería determinante con los años.


Gonzalo León
Acerca del Autor:
GONZALO LEÓN
Gonzalo León (Valparaíso, 1968) es escritor y periodista. Ha publicado "orden y paria" (2001), "pornografíapura" (2004), "punga" (2006) y "pendejo" (2007), todos por libros la Calabaza del Diablo. La mayor parte de ellos se encuentran en bibliotecas públicas de universidades estadounidenses, como Yale, Harvard, Arizona, Berkley, Notre Damme, entre otras. Actualmente escribe una crónica semanal en La Nación Domingo, es editor de la revista de escritores latinoamericanos Bilis y miembro del consejo editorial de la colección Hazla Corta de libros la Calabaza del Diablo, de pronta aparición.
Leer Más >>
Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Proyecto financiado con el aporte de:

Advertisement

Top

Habitar

Por DAVID VILLAGRÁN


Leer más...
 
Aeropuerto y otros poemas

Por ALEXIS CASTILLO

Leer más...
 
El Tarot de la Carretera

Por MANUEL ILLANES

 


Leer más...
 
Matria (Selección)

Por ANTONIO SILVA

la ópera fue ensayada día y noche, una pieza
sentimental para los comensales
una pequeña ventanita de cholguán y visillo
color muerto permite al lector fisgonear –y por
qué no reír de la india travestida de selva lírica.


Leer más...
 

John Ashbery

Traducido por TOMÁS COHEN


Leer más...
 
Fragmentos de "Baa Mithl Beith Mithl Beirut"

Por CLAUDIO GAETE BRIONES

Imane Humaydane-Younes nació en 1956 en Ayn Enoub, pueblo libanés de la montaña drusa. Durante las confrontaciones regionales y luchas interiores que ensangrentaron el Líbano entre 1975 y 1990, ella vio vaciarse su región de una gran parte de sus habitantes. Actualmente vive en Beirut, donde realiza un estudio sociológico sobre los desaparecidos durante la guerra.


Leer más...
 
3 Poemas de André Breton

Por FRANCISCO FALCATO

Leer más...
 
Poemas de "Poèmes en Prose" (1915) de Pierre Reverdy

Por FRANCISCO FALCATO

MÁS LEJOS QUE ALLÁ

En la ventana pequeña, bajo el tejado, mira. Y las líneas de mis ojos y las líneas de los suyos se cruzan. Tendré la ventaja de la altura, se dice a sí misma. Pero enfrente cierran las persianas y la atención incómoda se inmoviliza. Tengo la ventaja de tiendas que mirar. En fin, sería preciso subir o vale más bajar y, brazo con brazo, vámonos fuera donde nadie nos mire.

Leer más...
 

Narrativa

S (s) y la no historia

Por CLAUDIA APABLAZA


Leer más...
 
Para llevar

Por BEGOÑA UGALDE

 


Leer más...
 
Mapas

Por JUAN SANTANDER

 


Leer más...
 
La Fortaleza

Por CARLOS LABBÉ

Invocación

Mal dirigidas, las palabras pueden hacerte más daño que un enemigo o alguien que te desea la muerte.


Leer más...