Skip to content
Viajando sin movimiento PDF Imprimir E-Mail

Por VADIM VIDAL

El viaje como forma de conocimiento es una caricatura tan grotesca como decir que la verdadera universidad se hace en los bares. 

 

 Vivir y viajar son cosas opuestas. El que vive con jet lag no puede decir que viva como lo hace el común de los mortales (que, vale decirlo, mayoritariamente no viajan). Va de un lugar a otro conociendo postales de los lugares que visita, establece relaciones superficiales porque sabe de antemano que serán finitas, ve cápsulas de realidades pero no la realidad un poca más extendida que es habitar en un lugar y hacer las cosas que hay que hacer ahí. Esa larga cadena de obligaciones tediosas que es la vida. El que viaja busca precisamente escapar de la vida. El viajero frecuente, en definitiva, no quiere vivir. Más que aventura, busca evasión. Y no sé qué sabiduría otorgue la evasión.

Todo esto para decir que no me compro ese idealismo con que se habla del viaje. Como si se tratara de una escuela, como si fuera, de por sí, algo valioso.

El viaje como forma de conocimiento es una caricatura tan grotesca como decir que la verdadera universidad se hace en los bares. Y un poco menos que querer ver el rock and roll como una forma de entender la vida y los recitales como una misa pagana.

Un mito inventado por la literatura y propagado por la industria cultural. Con máximas del tipo Paul Bowles para diferenciar viajeros y turistas, cuando a la larga todos son turistas, ya que siempre se piensa en volver a casa, lo que varía es el tiempo que eso tome. Porque –rindámonos- al final uno nunca sale del lugar dónde nació, aunque gaste y gaste millas acumuladas. El que huye de su lugar para olvidar (vaya siutiquería), es el que más amarrado a ese lugar está.

Primero el mito, después la industria. De ahí a los paquetes turísticos, fue cosa de buscar financistas. De ahí a la marejada de mochileros, fue cosa de inventar los giros postales. Si antes viajar era un castigo, ahora es un privilegio con un gran mito justificatorio: el conocimiento.

Viajar es bueno porque se hace un paréntesis en la vida y basta. Es la mejor manera de gastar el tiempo libre y el dinero ahorrado (por eso es una industria que mueve millones), el resto es lugar común.

Eso sin contar que la universidad del viaje posee altas matrículas y pocos matriculados. Decir que sólo viajando se logran ciertos conocimientos, es tirar la cuna encima. Y eso no demuestra sabiduría precisamente.

Por último, volar genera gases invernadero. Si los cientos de miles que quieren ir a conseguir conocimiento en vuelos intercontinentales se quedaran en sus casas, le harían un gran favor la biosfera. 


Vadim Vidal
Acerca del Autor:
VADIM VIDAL
Vadim Vidal tiene 34 años. Estudió Literatura en la Universidad Católica y Periodismo en la Universidad de Santiago. Desde el 2002 escribe en El Mercurio: Zona de Contacto en papel, Sociedad y Actividad Cultural, además de revista Wikén. Actualmente es coordinador periodístico de zona.cl. Fue editor de la revista literaria Barco Ebrio, del colectivo del mismo nombre. Tiene una hija que se llama Guadalupe y una pareja que se llama Carola, quienes ocupan el podio de sus preocupaciones. Al cierre de esta edición aún no tenía facebook.
Leer Más >>
Comentarios
Buscar
Victor Hugo   |200.12.24.xxx |2008-09-02 14:33:58
Viajar para evadir,puede ser; viajar porque nada te resulta, también; viajar
para tomar tragos, comer y estar tirado en una playa, lógico; viajar para
reencontrarte con una pareja o un amigo en ese viaje, muy buena receta; viajar
puede presentar muchas aristas, demasiadas razones como para juzgarlas. Viajar
es una parte más de la vida, una rica parte que, por lo menos, te puede hacer
respirar, contar hasta mil para dar una pausa, a quienes somos normales seres
humanos inversos en el día a día.
Sebastian Murillo   |190.160.136.xxx |2008-09-01 16:17:59
Este señor piensa en aviones,cruceros y hoteles cinco estrellas all inclusive.
Claro que eso poco aporta más que incorporar la frase " es que haya todo es
tan distinto a aca". Yo me compro el lugar comun de que la vida es un viaje,
porque no necesariamente por ser un lugar comun hay que desecharlo como un
atisbo de verdad. Desde niños estamos avidos de conocer lo desconocido, nos
maravillamos con todo lo que nos llegua pues todo es constantemente nuevo. No le
tememos a lo desconocido sino que constituye nuestra realidad. Eso ocurre
tambien en los verdaderos viajeros. En esta sociedad en donde hemos logrado
uniformar todo aquello que pudiese fascinarnos, salir de viaje es intentar
volver a maravillarse. Muchos en todo caso ya estan muy bien moldeados, dejaron
de ser niños para convertirse en hombres productivos responsables y maduros que
temen a lo desconocido y poco se maravillan. Entre ellos usted estimado vadim
vidal
Macarena  - no sé, ¿ah?   |200.120.130.xxx |2008-09-01 14:06:38
El viaje sí es parte de la vida. Puede que sirva de evasión, pero se aprenden
cosas, y está bien, uno no pertenece ni a Europa, Brasil o Buenos Aires, pero
hace bien salir un momento, parar, observar, y se puede hacer grandes amigos en
los viajes. Yo tengo al menos una. Arraigada como me siento en Chile no sé
cuánto tiempo podría durar afuera.
canelo  - de acuerdo   |163.247.49.xxx |2008-09-01 13:46:03
Vadim. Justo estaba pensando en eso a raiz de un tipo que conozco que se pega un
viaje cada vez que tiene la cagada en su vida. Evasión, tienes razon. Pero
también es cierto que viajer es rico, como que uno toma conciencia que es una
pulga en la existencia y de repente asumes gustosamente que el destino de la
humanidad no recae en tus hombros jajaja o que hay miles de giles igual de
perdidos que tu. Tanta gente, la distancia, la libertad, la falta de
obligaciones, los tipos lindos,la comida rica, no se si será aprendizaje, pero
pucha que es rico¡¡¡ saludos
Joso   |190.44.75.xxx |2008-09-01 13:30:36
Un viejo me dijo que la literatura disparaba dos cosas no más: amor y viaje. Me
da vueltas hace rato eso. El rato lo peso como mucho y mucho es harto. Sé que
los viajes son salidas (que obvio, pero así estoy) y hace rato tengo ganas de
irme. Puta y volver, porque uno siempre vuelve, también lo creo. Es sólo un
stand by como el Travelling without moving, que canta JK. Claro que yo me quiero
mover. Ese va ser mi viaje amigo VDM uno que por ahora no va a poder ser el que
estaba planeando de ir a contar canguros, jé.
Salu2
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Proyecto financiado con el aporte de:

Advertisement

Top

Habitar

Por DAVID VILLAGRÁN


Leer más...
 
Aeropuerto y otros poemas

Por ALEXIS CASTILLO

Leer más...
 
El Tarot de la Carretera

Por MANUEL ILLANES

 


Leer más...
 
Matria (Selección)

Por ANTONIO SILVA

la ópera fue ensayada día y noche, una pieza
sentimental para los comensales
una pequeña ventanita de cholguán y visillo
color muerto permite al lector fisgonear –y por
qué no reír de la india travestida de selva lírica.


Leer más...
 

John Ashbery

Traducido por TOMÁS COHEN


Leer más...
 
Fragmentos de "Baa Mithl Beith Mithl Beirut"

Por CLAUDIO GAETE BRIONES

Imane Humaydane-Younes nació en 1956 en Ayn Enoub, pueblo libanés de la montaña drusa. Durante las confrontaciones regionales y luchas interiores que ensangrentaron el Líbano entre 1975 y 1990, ella vio vaciarse su región de una gran parte de sus habitantes. Actualmente vive en Beirut, donde realiza un estudio sociológico sobre los desaparecidos durante la guerra.


Leer más...
 
3 Poemas de André Breton

Por FRANCISCO FALCATO

Leer más...
 
Poemas de "Poèmes en Prose" (1915) de Pierre Reverdy

Por FRANCISCO FALCATO

MÁS LEJOS QUE ALLÁ

En la ventana pequeña, bajo el tejado, mira. Y las líneas de mis ojos y las líneas de los suyos se cruzan. Tendré la ventaja de la altura, se dice a sí misma. Pero enfrente cierran las persianas y la atención incómoda se inmoviliza. Tengo la ventaja de tiendas que mirar. En fin, sería preciso subir o vale más bajar y, brazo con brazo, vámonos fuera donde nadie nos mire.

Leer más...
 

Narrativa

S (s) y la no historia

Por CLAUDIA APABLAZA


Leer más...
 
Para llevar

Por BEGOÑA UGALDE

 


Leer más...
 
Mapas

Por JUAN SANTANDER

 


Leer más...
 
La Fortaleza

Por CARLOS LABBÉ

Invocación

Mal dirigidas, las palabras pueden hacerte más daño que un enemigo o alguien que te desea la muerte.


Leer más...