Skip to content
Despertando en ciudades ajenas PDF Imprimir E-Mail

Por DANIEL VILLALOBOS

 Viajar es una gran cosa, si lo haces en la compañía correcta, con dinero en el bolsillo y en una buena época del año. Pero si te equivocas y todo sale mal, lo que terminas conociendo no es otra ciudad, sino el costado menos amable de ese viejo conocido que eres tú mismo.

 

 Amanece en París –el París de los ’80- y la luz tiene ese tono ceniciento, ocre, maligno, de las urbes al despertar. Todo es feo. La pareja va en el taxi. Vienen del aeropuerto, están cansados, sucios, con el mal sabor de horas y horas en avión. Es un matrimonio de visita en París, pero el viaje es principalmente por negocios: él es un doctor rumbo a una conferencia y ambos quieren aprovechar el viaje para disfrutar los encantos de la Ciudad Luz.

La película se llama Búsqueda Frenética (Frantic) y fue el retorno a la primera división de Roman  Polanski, un director que había despuntado muy joven en los ’60, que había conocido la gloria y la fama y que luego había vivido el horror –el asesinato de su mujer a manos de la pandilla de Charles Manson- y la vergüenza –la acusación de estupro que le obligó a huir de Estados Unidos- en menos de siete años.

Exiliado en Europa, convertido en una especie de paria dorado capaz de filmar joyas como Tess, Polanski estaba desaparecido en los ’80. Había dirigido Piratas, una mugre con Walter Matthau y después de eso estaba en pausa. Hasta que reaparece con Búsqueda Frenética, una película que jamás abandona París y sus alrededores, pero que parece estar sucediendo en muchos países al mismo tiempo. Pocas veces el cine ha evocado mejor la idea de lo cosmopolita entendido no en el sentido turístico-panfletario de una revista de modas, sino entendido como la sensación permanente de inestabilidad sobre el suelo que se pisa.

Polanski, nada de tonto, sabía que el cine ya había dado un maestro en el arte de la desorientación espacial y el caos psicológico y ese era Hitchcock. Por eso Búsqueda Frenética es también un bello salto adelante respecto al cine del inglés: porque donde los héroes hitchcockianos aprendían que nada es seguro, ni el pueblito donde crecimos ni la ciudad extranjera que visitamos, Polanski recargó aún más las tintas. El mundo es extraño y ajeno porque nosotros nunca dejamos de serlo tampoco.

El doctor Richard Walker (caminante, en inglés) pierde a su esposa, pero también su propia identidad. Confundido con otros, escapando por una ciudad que no conoce, viendo amenaza y peligro en el mismo paisaje donde otros ven relajo y romance, Walker se deja acompañar por una muchacha tan perdida como él, pero feliz de perderse.

Walker, interpretado por Harrison Ford en uno de los grandes aciertos de casting de la historia del cine, quiere encontrar a su mujer, pero sobre todo quiere recuperar el control. El equilibrio de su vida normal, la misma de la que planeaba escapar al principio del viaje y a la cual ahora sólo quiere volver. Walker terminará descubriendo al final de su periplo que ni él, ni su esposa ni la muchacha que le ayuda eran quienes parecían. Que todo es inestable y evanescente, que todo luce deformado tal como el lobby del hotel que Polanski filma con un gran angular que le vuelve un eco parisino del Overlook de El Resplandor. El mundo, en el universo de Polanski, es oscuro y amenazante, pero su mayor misterio no es la maldad o la muerte, sino la bondad humana. En medio del caos, confundido y asustado, lo que a Walker más le sorprende es la bondad de los extraños. No sabemos los motivos del mal, pero tampoco entendemos las razones del bien. Y en el corazón de una ciudad tan fotografiada y filmada que ya parecía muerta para el cine, Polanski y Ford se las arreglan para recordarnos que lo cotidiano nunca es tan simple, que lo extraño al final nunca es tan extraño y que un verdadero viaje es siempre un trauma privado y personal del que demoramos largo tiempo en recuperarnos.
Y que lo demás es turismo o sea masturbación o sea tiempo perdido.


Daniel Villalobos
Acerca del Autor:
DANIEL VILLALOBOS
Daniel Villalobos es periodista y escritor. Actualmente es editor de contenidos del sitio Bazuca.com y colabora en medios como La Tercera y Bioplanet. Además participa en un podcast de cine junto al crítico Gonzalo Maza.
Leer Más >>
Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Proyecto financiado con el aporte de:

Advertisement

Top

Habitar

Por DAVID VILLAGRÁN


Leer más...
 
Aeropuerto y otros poemas

Por ALEXIS CASTILLO

Leer más...
 
El Tarot de la Carretera

Por MANUEL ILLANES

 


Leer más...
 
Matria (Selección)

Por ANTONIO SILVA

la ópera fue ensayada día y noche, una pieza
sentimental para los comensales
una pequeña ventanita de cholguán y visillo
color muerto permite al lector fisgonear –y por
qué no reír de la india travestida de selva lírica.


Leer más...
 

John Ashbery

Traducido por TOMÁS COHEN


Leer más...
 
Fragmentos de "Baa Mithl Beith Mithl Beirut"

Por CLAUDIO GAETE BRIONES

Imane Humaydane-Younes nació en 1956 en Ayn Enoub, pueblo libanés de la montaña drusa. Durante las confrontaciones regionales y luchas interiores que ensangrentaron el Líbano entre 1975 y 1990, ella vio vaciarse su región de una gran parte de sus habitantes. Actualmente vive en Beirut, donde realiza un estudio sociológico sobre los desaparecidos durante la guerra.


Leer más...
 
3 Poemas de André Breton

Por FRANCISCO FALCATO

Leer más...
 
Poemas de "Poèmes en Prose" (1915) de Pierre Reverdy

Por FRANCISCO FALCATO

MÁS LEJOS QUE ALLÁ

En la ventana pequeña, bajo el tejado, mira. Y las líneas de mis ojos y las líneas de los suyos se cruzan. Tendré la ventaja de la altura, se dice a sí misma. Pero enfrente cierran las persianas y la atención incómoda se inmoviliza. Tengo la ventaja de tiendas que mirar. En fin, sería preciso subir o vale más bajar y, brazo con brazo, vámonos fuera donde nadie nos mire.

Leer más...
 

Narrativa

S (s) y la no historia

Por CLAUDIA APABLAZA


Leer más...
 
Para llevar

Por BEGOÑA UGALDE

 


Leer más...
 
Mapas

Por JUAN SANTANDER

 


Leer más...
 
La Fortaleza

Por CARLOS LABBÉ

Invocación

Mal dirigidas, las palabras pueden hacerte más daño que un enemigo o alguien que te desea la muerte.


Leer más...