Skip to content
RESEÑAS: 8 canciones son 4 motivos para viajar PDF Imprimir E-Mail

Por RODRIGO OLAVARRÍA

Casi todas las canciones escritas en el universo son motivadas por el amor o la muerte, no por el viaje, el cual es un tema bastante menor en el repertorio de los compositores de música pop, pero se hace presente una y otra vez, ya sea en forma pura o en la infinitas variantes combinatorias que existen, es decir, viaje que conduce a la consumación de un amor lascivo, viaje que sirve para huir de un amor que destruye todo a su paso, viaje que conduce de vuelta a casa donde está el amor y la familia y, por qué no, la pura y simple alegría de viajar. Tengo a la mano algunos ejemplos de estas y otras combinatorias.

 

 

 Para viajar a la consumación de un amor lúbrico y lujurioso recomiendo la inspiradora escucha  del himno sexual y viajero de los Sonics titulada “Have love will travel”, donde un lascivo sujeto pide que le pasen un bote o un avión, que está dispuesto a hacer dedo o subirse de polizón a un tren, porque tiene que llegar donde esa chica. Resumiría el itinerario vital de esta canción en las siguientes líneas: “well, I'll travel from Maine to Mexico / just to find a little girl that loves me so”, gran rima por lo demás.

 En la misma tónica está “Had me a girl” de Tom Waits, una canción muy de sus inicios, de cuando era folkie, en que viene de vuelta de una correría brutal de amores por todo el territorio de los EEUU, su más alta cuota de expresión lírica está en estas inspiradoras líneas: “Then I had me a girl in North Dakota / She was just fillin' her quota / Then I had me a girl in Chula Vista / I was in love with her sister / Then I had me a girl in France / Just wanted to get in my pants / And I had me a girl Tallahassee / Boy what a foxy lassie”. En este caso las rimas denotan cierta despreocupación, hay que decirlo.

 Pero claro, el abandono de las normativas erótico amatorias universales pasan las cuenta o simplemente llega “la chica” que le pasa la cuenta al amante licencioso por los corazones rotos que dejó a su paso, lo usa  y lo abandona. Entonces este hace su maletas y entona una canción de frenado amante desenfrenado, que bien podría ser “No expectations” de los Rolling Stones, donde un apaleado Mick le pide a un amigo que lo lleven a la estación y lo suban a un tren, que ya no tiene nada en ese lugar. Después, para compensar la situación, podría cantar una canción de consuelo emocional, recomiendo que sea “Travelin’ light”, ya sea en la versión de Chet Baker o en la de Billie Holiday, eso queda a elección del sujeto o sujeta despe(a)chada(o), que podría caminar por una calle un frío sábado de invierno cantando que viaja ligero de equipajes, porque su chica se fue, así que ahora anda ligerito.

 Lo más probable es que nadie esté en la situación que voy a describir a continuación, peor si lo está, le recomiendo dos canciones de los Magnetic Fields. Si habláramos con una persona que viaja tanto que prácticamente vive en la carretera o en aviones, que sufre por la imposibilidad de hallar amor y establecerse, pues bien, le recomendamos que cante con voz de zombie que recién se levanta de la cama de su amante y se va sin decir adiós, mientras tararea su himno amatorio-abandonatorio que lleva por título “Born on a train”, sobre todo las aclaratorias líneas: “I’ll have to go when the whistle blows / The whistle knows my name / Baby, I was born on a train”.

Y si alguna a uno de estos “Travelin’ Lovin’ Girls or Men” los pusieran ante las espada y la pared y les exigieran explicaciones de su partida, tienen que decir simplemente que su papá trabajaba en el circo y su mamá tocaba en una banda de rock, así que lo siente, pero no tiene el hábito de quedarse en ningún lugar.

 Pero ante estas situaciones de libertinaje debemos imponer la cordura e incluir dos canciones monogámicas. Mal que mal en una hora parto a mi vigésimo matrimonio en lo que va corrido del año y eso que no soy cura ni dj. Imagina que estás de viaje y en tu casa te espera una feliz familia judeo cristiana, entonces puedes pararte a la manera del hermoso Joey Ramone y cantar eso de que la prueba de sonido es a las 5:02, que tienes que ir a tiendas de discos y a entrevistas pero: “I can't wait / To be with you tomorrow”. O si tu vocación es más popera que ramonera puedes bailar y cantar frenéticamente “Love vigilantes” de New Order, el himno del amor anglicano de banda inglesa de gira que hecha de menos a su familia: “I want to see my family / My wife and child / Waiting for me / I’ve got to go home / I’ve been so alone, you see”.

De estas ocho canciones viajeras para cuatro casos amorosos viajeros quedaron fuera algunas muy recomendables canciones de viaje, de partida dos canciones que Jorge González se alegraría de ver juntas, aunque tengan poco que ver excepto en la pureza de su hedonismo viajero: “Tren al sur” de Los Prisioneros y “The things that dreams are made of” de los Human League.

 A aquellos que hacen dedo en verano y sufren por el hambre, los mosquitos, enfermedades venéreas y falta de desodorante, les recomiendo adoptar por himno “Hard travelin’” de Woody Guthrie y sus líneas: “I've been walking that Lincoln highway, I thought you knowed, / I've been hittin' that 66, way down the road / Heavy load and a worried mind, lookin' for a woman that's hard to find, / I've been hittin' some hard travelin', lord”.


Rodrigo Olavarría
Acerca del Autor:

RODRIGO OLAVARRÍA

Poeta y traductor. Nacido en 1979 en Puerto Montt. Fue becario de la Fundación Pablo Neruda durante 2001. Sus poemas han sido publicados en revistas como “Plagio”, “La Poesía, Señor Hidalgo” y “La Estafeta del Viento”. El año 2003 recibió una beca de creación literaria para escritores noveles del fondo del libro y la lectura. Ha publicado en las antologías “Quercipinión” (Ediciones Lar, Concepción, 2000), “(SIC)” (Valente Editores, Santiago, 2004), “Desencanto Personal” (Cuarto Propio, Santiago, 2004) y “Selección de Poesía 2005” (Fundación Nueva Poesía, Santiago, 2006). Es coorganizador de los encuentros latinoamericanos de poesía llamados “Poquita Fe” realizados en santiago los años 2004 y 2006. Ha realizado traducciones de la obra de Sylvia Plath, Lewis Carroll, Ezra Pound y otros, entre las cuales destacan “Aullido” de Allen Ginsberg (Anagrama, 2006) y “Madrid 1993” de Allen Ginsberg (Círculo de Bellas Artes, 2008).


Leer Más >>
Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Proyecto financiado con el aporte de:

Advertisement

Top

Habitar

Por DAVID VILLAGRÁN


Leer más...
 
Aeropuerto y otros poemas

Por ALEXIS CASTILLO

Leer más...
 
El Tarot de la Carretera

Por MANUEL ILLANES

 


Leer más...
 
Matria (Selección)

Por ANTONIO SILVA

la ópera fue ensayada día y noche, una pieza
sentimental para los comensales
una pequeña ventanita de cholguán y visillo
color muerto permite al lector fisgonear –y por
qué no reír de la india travestida de selva lírica.


Leer más...
 

John Ashbery

Traducido por TOMÁS COHEN


Leer más...
 
Fragmentos de "Baa Mithl Beith Mithl Beirut"

Por CLAUDIO GAETE BRIONES

Imane Humaydane-Younes nació en 1956 en Ayn Enoub, pueblo libanés de la montaña drusa. Durante las confrontaciones regionales y luchas interiores que ensangrentaron el Líbano entre 1975 y 1990, ella vio vaciarse su región de una gran parte de sus habitantes. Actualmente vive en Beirut, donde realiza un estudio sociológico sobre los desaparecidos durante la guerra.


Leer más...
 
3 Poemas de André Breton

Por FRANCISCO FALCATO

Leer más...
 
Poemas de "Poèmes en Prose" (1915) de Pierre Reverdy

Por FRANCISCO FALCATO

MÁS LEJOS QUE ALLÁ

En la ventana pequeña, bajo el tejado, mira. Y las líneas de mis ojos y las líneas de los suyos se cruzan. Tendré la ventaja de la altura, se dice a sí misma. Pero enfrente cierran las persianas y la atención incómoda se inmoviliza. Tengo la ventaja de tiendas que mirar. En fin, sería preciso subir o vale más bajar y, brazo con brazo, vámonos fuera donde nadie nos mire.

Leer más...
 

Narrativa

S (s) y la no historia

Por CLAUDIA APABLAZA


Leer más...
 
Para llevar

Por BEGOÑA UGALDE

 


Leer más...
 
Mapas

Por JUAN SANTANDER

 


Leer más...
 
La Fortaleza

Por CARLOS LABBÉ

Invocación

Mal dirigidas, las palabras pueden hacerte más daño que un enemigo o alguien que te desea la muerte.


Leer más...