Skip to content
Sobre el viaje pero en viaje PDF Imprimir E-Mail

Por RODRIGO OLAVARRÍA

Suena a exageración decir que mientras escribo esta columna sobre el viaje voy sentado en un jeep que avanza por las rutas argentinas, pero es verdad, cada letra de lo que estoy escribiendo.

 A mi derecha hay un lago cordillerano y a mi izquierda un bosque y la roca picoteada de un cerro cortado para trazar esta carretera, de dos pistas, como las rutas chilenas por las que viajamos de chicos. Somos cinco en este auto guiado por la experta mano de Jorge, nuestro sherpa y centro de gravedad, que nos cuenta de la erupción de un volcán que hace treinta mil años cubrió casi toda norteamérica con diez pulgadas de ceniza extinguiendo las variantes americanas del hipopótamo y el rinoceronte, entre otras. Vamos en un viaje a la costa del atlántico para vernos las caras con ballenas francas que a esta misma hora bailan frente a las costas de península Valdés con pingüinos, orcas, elefantes marinos y quién sabe qué otros animales.

Pareciera que los viajes deben tener un motivo, no necesariamente, pero pareciera que sí. Hace una hora estábamos sentados almorzando y la bella Ro dijo que este viaje era también su despedida y recordé brevemente Viaje a Darjeeling y el afán del personaje de Owen Wilson por crearle un sentido al viaje con sus hermanos siendo que, en realidad, el único sentido era el viaje mismo.

Lo que es yo, el año 1999 me encontré tres veces con Efraín Barquero, la primera fue en Puerto Montt en febrero, la segunda en marzo en Concepción y la tercera a fines de abril en una lectura en el barrio Bellavista. Me preguntó qué hacía en Santiago y cuando le dije que solamente estaba visitando a unos amigos me respondió que sólo de joven uno viaja sin motivo aparente y que no había ningún viaje mejor que esos. Desde mucho antes de ese día hago lo que puedo por viajar a la menor provocación.

De mis viajes, que no son todos los que quisiera, aprendí que viajar es exponerse y que esa exposición, al menos para mí, es provechosa. Que esa falta de lazos con el lugar que uno visita, no regala solamente anonimato y el universo paralelo sutilmente insinuado en los misteriosos nombres de las bencineras Aspro, las ferreterías Borgo y los servicios de gomería, sino también, todo el tiempo del mundo para observarse a uno mismo. Y tal vez ahí se encuentra el origen del concepto de jornada mítica o trayecto del héroe, en esa ausencia de vínculos en la cual cada acto pareciera configurar y redefinir al individuo. Visto de este modo, el regreso de un anciano a su ciudad natal para dar entierro a los restos repatriados de su padre, es decir, un viaje que tal vez no debería tener sobresaltos, puede convertirse en una situación desestabilizadora y capaz de revelar la verdadera identidad del viajero. Por su parte, Borges le atribuye al duelo, a la violencia, esa misma cualidad, la oportunidad de revelarle a un sujeto de una vez y para siempre qué clase de hombre es.

Mientras Paz teje un chaleco de lana para un corderito llamado Rocco y el Gatinho me confunde con su abuelo, tal vez porque duerme apoyada en mí, leo una novela que relata el viaje de un adolescente expuesto a todos los horrores que se puedan concebir y que es también el reverso del joven Perceval, el hombre piadoso que libra al rey pescador y recibe el santo grial.

Ambos comparten el haber dejado sus hogares para siempre sin saber que sus partidas significarían la muerte de sus madres. Puede que, de alguna manera, la jornada mítica se corresponde con huir de la madre y podríamos dar como ejemplo a Alejandro Magno, alguien que llevó este paradigma hasta las últimas consecuencias al conquistar prácticamente todo el mundo conocido y llegar más lejos de su madre de lo que ninguno llegó jamás. El poeta José Lezama Lima aprobaría lo recién expuesto diciendo: “Deseoso es el que huye de su madre” y Roberto Parra retrucaría cantando la canción Corazón de bandido de Críspulo Gándara.

Mañana, de amanecida, nos esperan novecientos kilómetros de pampa argentina, de carretera de dos vías, de leer e imaginar al dinosaurio carnívoro más grande que existió, el cual obviamente superaba en tamaño y ferocidad al Tiranosaurio y, por supuesto, vivió en la Argentina prehistórica. Novecientos kilómetros que nos separan de las ballenas francas, viajeras que circunnavegan el globo para parir en Península Valdés y nuestra propia estupefacción.


Rodrigo Olavarría
Acerca del Autor:

RODRIGO OLAVARRÍA

Poeta y traductor. Nacido en 1979 en Puerto Montt. Fue becario de la Fundación Pablo Neruda durante 2001. Sus poemas han sido publicados en revistas como “Plagio”, “La Poesía, Señor Hidalgo” y “La Estafeta del Viento”. El año 2003 recibió una beca de creación literaria para escritores noveles del fondo del libro y la lectura. Ha publicado en las antologías “Quercipinión” (Ediciones Lar, Concepción, 2000), “(SIC)” (Valente Editores, Santiago, 2004), “Desencanto Personal” (Cuarto Propio, Santiago, 2004) y “Selección de Poesía 2005” (Fundación Nueva Poesía, Santiago, 2006). Es coorganizador de los encuentros latinoamericanos de poesía llamados “Poquita Fe” realizados en santiago los años 2004 y 2006. Ha realizado traducciones de la obra de Sylvia Plath, Lewis Carroll, Ezra Pound y otros, entre las cuales destacan “Aullido” de Allen Ginsberg (Anagrama, 2006) y “Madrid 1993” de Allen Ginsberg (Círculo de Bellas Artes, 2008).


Leer Más >>
Comentarios
Buscar
Emilio Gordillo  - Contrapunto   |201.236.173.xxx |2008-09-20 16:51:25
Olavarría, cómo estás.
Me quedé pensando en tu texto. Se me vienen muchas ideas
a la mente, sobre todo en relación a aquello que Paul Virilio menciona en algún
texto y que refiere a una probable incapacidad del viaje en un mundo cuya
velocidad "atrofia nuestro metabolismo de lectura". Tras el velo de mi
viaje del año pasado ví algo que no me ha dejado tranquilo durante todo este
tiempo y aún no sé bien qué es. Probablemente el igualamiento del mundo que
impide cierto nivel de exotismo, eso que ya nombra Baudelaire en uno de sus
poemas. Espero equivocarme mediante un nuevo y más largo viaje, pero no puedo
negar una incomodidad en el mismo viaje futuro. Mientras, quiero compartir
contigo y como una especie de respuesta, un apunte que escribí hace unos días,
pero sobre viajes interiores.

Abrazos.
Emilio.

APUNTES PARA RECICLAR EN
LGPDF. (Apuntes sobre un relato futuro)



29/08. 2008.


Hoy alterné el
via...
Groenlandia   |190.44.35.xxx |2008-09-16 16:17:15
¿Me puedo sentir parte de ese viaje, si los despedí?
Todos blablabean de estar
en viaje y de volver, pero ¿quién de dejar?

Envidio sus ballenas, aunque
puedo decir a mi favor que aquí en Groenlandia abundan, sobretodo en las costas
de Nuuk en primavera.

Suerte en lo que les queda de viaje.
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Proyecto financiado con el aporte de:

Advertisement

Top

Habitar

Por DAVID VILLAGRÁN


Leer más...
 
Aeropuerto y otros poemas

Por ALEXIS CASTILLO

Leer más...
 
El Tarot de la Carretera

Por MANUEL ILLANES

 


Leer más...
 
Matria (Selección)

Por ANTONIO SILVA

la ópera fue ensayada día y noche, una pieza
sentimental para los comensales
una pequeña ventanita de cholguán y visillo
color muerto permite al lector fisgonear –y por
qué no reír de la india travestida de selva lírica.


Leer más...
 

John Ashbery

Traducido por TOMÁS COHEN


Leer más...
 
Fragmentos de "Baa Mithl Beith Mithl Beirut"

Por CLAUDIO GAETE BRIONES

Imane Humaydane-Younes nació en 1956 en Ayn Enoub, pueblo libanés de la montaña drusa. Durante las confrontaciones regionales y luchas interiores que ensangrentaron el Líbano entre 1975 y 1990, ella vio vaciarse su región de una gran parte de sus habitantes. Actualmente vive en Beirut, donde realiza un estudio sociológico sobre los desaparecidos durante la guerra.


Leer más...
 
3 Poemas de André Breton

Por FRANCISCO FALCATO

Leer más...
 
Poemas de "Poèmes en Prose" (1915) de Pierre Reverdy

Por FRANCISCO FALCATO

MÁS LEJOS QUE ALLÁ

En la ventana pequeña, bajo el tejado, mira. Y las líneas de mis ojos y las líneas de los suyos se cruzan. Tendré la ventaja de la altura, se dice a sí misma. Pero enfrente cierran las persianas y la atención incómoda se inmoviliza. Tengo la ventaja de tiendas que mirar. En fin, sería preciso subir o vale más bajar y, brazo con brazo, vámonos fuera donde nadie nos mire.

Leer más...
 

Narrativa

S (s) y la no historia

Por CLAUDIA APABLAZA


Leer más...
 
Para llevar

Por BEGOÑA UGALDE

 


Leer más...
 
Mapas

Por JUAN SANTANDER

 


Leer más...
 
La Fortaleza

Por CARLOS LABBÉ

Invocación

Mal dirigidas, las palabras pueden hacerte más daño que un enemigo o alguien que te desea la muerte.


Leer más...