Skip to content
Madonna y el sexo PDF Imprimir E-Mail

Por SERGIO FORTUÑO

Desde sus primeros éxitos se convirtió en la emisaria del deseo de una generación. No se convirtió en objeto sexual. Quiso ser uno y lo sigue siendo hasta hoy. ¿Qué pasará cuando el envejecimiento también llegue para ella?

 

 El primer estímulo visual que me incitó a masturbarme fue el clip de Like a Virgin, de Madonna. Podría haberme pasado con material más duro que ese video algo cursi con una novia bailando sobre góndolas venecianas y un león que aparecía cada tanto en escena sin que se supiera mucho por qué. Aunque todavía no existía ese paraíso para manflinfleros que sería Internet, había revistas hardcore y videos triple equis no tan difíciles de conseguir. Sin embargo, fue Like a Virgin lo primero que me causó aquella necesidad que a veces uno tiene que satisfacer recurriendo al self service.

También faltaba una década para que Tarantino expusiera por medio de uno de sus personajes en Perros de la Calle su teoría sobre el significado de la canción: el hombre al que le canta la chica tiene un miembro tan grande que ella siente el dolor de las vírgenes cada vez que la penetra. La cosa es que algo me provocó el video. Tal vez fue la intuición de que esa novia sería la emisaria del deseo de mi generación y había llegado para quedarse.

Como objeto sexual, Madonna no tuvo precedentes. Ella escogió ser un objeto sexual, lo que marca todo un hito feminista. Aquí había una mujer dispuesta a someterse al imaginario del deseo masculino sin ningún hombre que la controlara. Provocaba el deseo, invitaba a poseerla, pero retenía el poder.

La conciencia de Madonna sobre la moda también ha proyectado mensajes sexuales potentes: la ironía de la inscripción “boy toy” en el cinturón que usó cuando cantó Like a Virgin en los MTV Awards; la asimilación de la ropa nupcial con la ropa interior de sus primeros looks, una forma de disipar el límite entre la pureza y lo pecaminoso; los corpiños cónicos de Jean Paul Gaultier que subrayaban la posibilidad femenina de usar la sexualidad como un arma a su favor y no sólo como beneficio para otros.

Su libro Sex es tal vez lo menos sexual de su carrera. Como porno está bien, porque, claro, es Madonna y una corte de gente bien formada entregada a diversas cochinadas, pero no representa una subversión sexual como otros gestos de ella aparentemente más inofensivos. Los textos (sí, el libro los tiene) son algo más interesantes. Sobre todo uno donde Madonna plantea que el hecho de que hombres poco apuestos puedan acceder a mujeres bien parecidas no es más que el reflejo de una inequidad de poder. En condiciones de igualdad, las mujeres serían igual de exigentes con la apariencia de los hombres. Esto fue casi una década y media antes de que se hablara de la metrosexualidad, que puede ser entendida como una reacción de los hombres ante una mayor presencia femenina en áreas exclusivamente masculinas hasta entonces.

La sexualidad de Madonna es generalmente sobre el poder y con el tiempo ella ha profundizado un rol como de regenta de burdel que sigue llevando las riendas de la orgía alrededor. Es capaz de someter con un beso a la joven que debió haber ocupado su lugar e incluso se asocia artísticamente con u hombre que había sido pareja de esas joven (Britney Spears y Justin Timberlake, respectivamente).

A los cincuenta, Madonna encarna hoy la búsqueda de una sexualidad libre de las restricciones del proceso de envejecimiento. Su disciplina como bailarina, el yoga, el pilates y quizás que más la han mantenido en forma y deseable. Es el objeto sexual perfecto en la era del Viagra, caracterizada por una concepción del sexo cercana a las nociones de eficiencia de las máquinas.

¿Escapará Madonna a las leyes que gobiernan al cuerpo humano? ¿Qué pasará con ella cuando su condición física decline sin remedio? En algún momento tendrá que pasar. Ojalá que lo asuma bien. Y que todos los que le debemos algo en nuestra educación sexual se lo agradezcamos. Personalmente, le debo esa tarde de hace 23 años frente al televisor y el hallazgo de otra frase remecedora en su libro Sex, en su última página: “a mucha gente le da miedo pedir lo que quiere. Por eso no lo obtiene”.

Dios te salve Madonna.


Sergio Fortuño
Acerca del Autor:

SERGIO FORTUÑO
Sergio Fortuño tiene 36 años. Estudió periodismo en la Universidad de Chile. Actualmente, es director de Radio Concierto, donde también ha trabajado como conductor y editor periodístico. Ha trabajado y colaborado en diversos medios escritos y audiovisuales, como el canal Rock & Pop, la productora Nueva Imagen, El Mercurio, La Tercera, revista Rock & Pop, revista Billboard (EE. UU.), revista Fibra, Qué Pasa, Rolling Stone y revista Blank, entre otros. 

Leer Más >>
Comentarios
Buscar
erotica_vogue18@live.com.mx  - erotic's fantasy   |189.176.9.xxx |2009-05-21 17:19:17
he tenido sueños eroticos con la reyna en muchas ocasiones. me fascina en
"justify my love" (he tenido sexo con el video en el televisor
jeje)
maría teresa  - yo también   |208.51.1.xxx |2008-09-30 17:29:19
Aunque soy mujer, también me masturbé con Madonna. Fue con el video de Vogue.
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Proyecto financiado con el aporte de:

Advertisement

Top

Habitar

Por DAVID VILLAGRÁN


Leer más...
 
Aeropuerto y otros poemas

Por ALEXIS CASTILLO

Leer más...
 
El Tarot de la Carretera

Por MANUEL ILLANES

 


Leer más...
 
Matria (Selección)

Por ANTONIO SILVA

la ópera fue ensayada día y noche, una pieza
sentimental para los comensales
una pequeña ventanita de cholguán y visillo
color muerto permite al lector fisgonear –y por
qué no reír de la india travestida de selva lírica.


Leer más...
 

John Ashbery

Traducido por TOMÁS COHEN


Leer más...
 
Fragmentos de "Baa Mithl Beith Mithl Beirut"

Por CLAUDIO GAETE BRIONES

Imane Humaydane-Younes nació en 1956 en Ayn Enoub, pueblo libanés de la montaña drusa. Durante las confrontaciones regionales y luchas interiores que ensangrentaron el Líbano entre 1975 y 1990, ella vio vaciarse su región de una gran parte de sus habitantes. Actualmente vive en Beirut, donde realiza un estudio sociológico sobre los desaparecidos durante la guerra.


Leer más...
 
3 Poemas de André Breton

Por FRANCISCO FALCATO

Leer más...
 
Poemas de "Poèmes en Prose" (1915) de Pierre Reverdy

Por FRANCISCO FALCATO

MÁS LEJOS QUE ALLÁ

En la ventana pequeña, bajo el tejado, mira. Y las líneas de mis ojos y las líneas de los suyos se cruzan. Tendré la ventaja de la altura, se dice a sí misma. Pero enfrente cierran las persianas y la atención incómoda se inmoviliza. Tengo la ventaja de tiendas que mirar. En fin, sería preciso subir o vale más bajar y, brazo con brazo, vámonos fuera donde nadie nos mire.

Leer más...
 

Narrativa

S (s) y la no historia

Por CLAUDIA APABLAZA


Leer más...
 
Para llevar

Por BEGOÑA UGALDE

 


Leer más...
 
Mapas

Por JUAN SANTANDER

 


Leer más...
 
La Fortaleza

Por CARLOS LABBÉ

Invocación

Mal dirigidas, las palabras pueden hacerte más daño que un enemigo o alguien que te desea la muerte.


Leer más...