Skip to content
Son cosas que se dicen PDF Imprimir E-Mail

Por ANTONIA HERNÁNDEZ

 Aunque tal vez no sea la más cinematográfica de las artes sexuales y, paradojalmente, ni siquiera califique de sexo oral, el hablar sucio puede ser una de las habilidades más útiles de adquirir. Hablar sucio puede convertir un encuentro competamente rutinario en algo inolvidable y a un amante cansado en un titán del ring.

 

 ¿Qué cómo es posible tanta maravilla? Literatura, señores, literatura. Eso mismo que hace que la realidad no cambie ni una coma pero la percepción sobre ella bastantes puntos, que cada día pueda ser el mejor/peor de nuestras vidas, y que esa persona vislumbrada en bicicleta la que nos coma el corazón. Literatura, pura literatura. Eso con lo que consideramos al ser humano algo bueno/malo/bendito/una bestia, al mundo un campo de juego/un terreno minado. Esa capacidad para que la vida, que está en otra parte, se de una vuelta por acá.

A no dejarse engañar por el nombre: hablar sucio es un arte delicado. Hablar sucio, palabras que suenan bien juntas, tiene reglas de estilo sutiles y precisas. Se trata más de sacar a pasear a la bestia que liberarla completamente. Con correa ¿ve? con correa y guantes, así, como paseando a un doberman.

Ante todo, la amenaza. Eso que tan bien ejercitó Lovecraft y lo mantiene todavía vivo bajo el brazo de alguien pálido: ya viene, ya viene, se acerca. La amenaza desplaza inmediatamente la acción hacia el peligro, la lleva hacia el borde del campo de batalla. Perfecto. La potencial víctima aprieta los dientes y mira con un poco de recelo. La amenaza es ese elemento filoso que dibujará el recuerdo, así que cuidado.

La lección de anatomía. Disecte, delimite, describa. Cuente lo que está ocurriendo, como si su pareja fuera ciega/parapléjica/tetrapléjica, como si su relato fuese la única cosa que él/ella/eso pudiese sentir. La realidad está sobrevalorada, así que no se deje amilanar por ella.  Amplifique/mitifique/engañe. Sea minucioso, detallista. Que en la cabeza/cuerpo del otro no quepa nada más.

Garrote/zanahoria. Insulto, luego elogio. El insulto dirigido a las cualidades morales, el elogio a las físicas. Lo contrario es un desastre seguro.

Ajustes auditivos. El tono, el volumen y el ritmo son importantes. Busque, indague, ecualice. Termine las afirmaciones con una pregunta, con un tono ascendente.

Retroalimentación. No. Aunque lo haya ensayado con su muñeca inflable/vibrador favorito, no puede sonar así. No es un mal doblaje de una película porno, aunque eso pueda tener su qué. Tiene entre sus brazos la mejor herramienta de rating jamás inventada. Ocúpela. Sea sensible a las respuestas. Pero si no las hay, tampoco pierda el tiempo. Mejor darle cerdos a las margaritas que margaritas a los cerdos.

Del repertorio. La inspiración puede venir de cualquiera de los reinos que pueblan el mundo: animal por supuesto, vegetal sin duda y mineral con un poco de imaginación. Santos y apóstoles suelen acudir con facilidad, dependiendo por cierto de la educación recibida y completamente independientes de las convicciones presentes. Invocaciones a los padres y parientes sólo entre trópicos, por favor. El mundo culinario es una fuente inagotable de recursos, y en estos tiempos de crisis puede acudir a terminología bancaria, que da muchísimo morbo. Si mantiene un lenguaje perfectamente pulcro se puede permitir unas groserías completamente espeluznantes.

De la narrativa. Si la atención decae, de un golpe de efecto. Si está yendo por el camino equivocado, perdone la palabra, recule.

Ante todo, no pierda la fe en la literatura. Si en el momento crucial tiende a volverse escéptico, piense en la cantidad de novelas de viajes que se hicieron entre cuatro paredes, los imperios construidos en base a entelequias, los comentaristas de deportes que engordan en sus sillones, los críticos de cine incapaces de filmar con interés el cumpleaños familiar. Entre sus labios está una poderosa arma. Además, por supuesto.

Antonia Hernández
Acerca del Autor:
Antonia Hernández tiene 36 años. Estudió diseño, esperando que la inspiración la encontrara trabajando. Hace unos 7 años tiene el sitio web corazondelatex.cl , que desde hace 2 es blog.Tiene una radio junto a dos personas más, armable.com , y es una de las responsables de porquienvotoyo.com .
corazondelatex.cl tuvo una breve pero linda existencia radial.
Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Proyecto financiado con el aporte de:

Advertisement

Top

Habitar

Por DAVID VILLAGRÁN


Leer más...
 
Aeropuerto y otros poemas

Por ALEXIS CASTILLO

Leer más...
 
El Tarot de la Carretera

Por MANUEL ILLANES

 


Leer más...
 
Matria (Selección)

Por ANTONIO SILVA

la ópera fue ensayada día y noche, una pieza
sentimental para los comensales
una pequeña ventanita de cholguán y visillo
color muerto permite al lector fisgonear –y por
qué no reír de la india travestida de selva lírica.


Leer más...
 

John Ashbery

Traducido por TOMÁS COHEN


Leer más...
 
Fragmentos de "Baa Mithl Beith Mithl Beirut"

Por CLAUDIO GAETE BRIONES

Imane Humaydane-Younes nació en 1956 en Ayn Enoub, pueblo libanés de la montaña drusa. Durante las confrontaciones regionales y luchas interiores que ensangrentaron el Líbano entre 1975 y 1990, ella vio vaciarse su región de una gran parte de sus habitantes. Actualmente vive en Beirut, donde realiza un estudio sociológico sobre los desaparecidos durante la guerra.


Leer más...
 
3 Poemas de André Breton

Por FRANCISCO FALCATO

Leer más...
 
Poemas de "Počmes en Prose" (1915) de Pierre Reverdy

Por FRANCISCO FALCATO

MÁS LEJOS QUE ALLÁ

En la ventana pequeña, bajo el tejado, mira. Y las líneas de mis ojos y las líneas de los suyos se cruzan. Tendré la ventaja de la altura, se dice a sí misma. Pero enfrente cierran las persianas y la atención incómoda se inmoviliza. Tengo la ventaja de tiendas que mirar. En fin, sería preciso subir o vale más bajar y, brazo con brazo, vámonos fuera donde nadie nos mire.

Leer más...
 

Narrativa

S (s) y la no historia

Por CLAUDIA APABLAZA


Leer más...
 
Para llevar

Por BEGOÑA UGALDE

 


Leer más...
 
Mapas

Por JUAN SANTANDER

 


Leer más...
 
La Fortaleza

Por CARLOS LABBÉ

Invocación

Mal dirigidas, las palabras pueden hacerte más daño que un enemigo o alguien que te desea la muerte.


Leer más...