Skip to content
RESEÑAS: John Waters PDF Imprimir E-Mail

Por VÍCTOR QUEZADA

La persona más guarra del mundo.

 


Las películas de John Waters, desde Hag in a black leather jacket, cortometraje realizado en 1964, hasta A dirty shame, su más reciente producción, transcurren en una sociedad empequeñecida y moralista, efigie de valores tradicionales que intentan asegurar la pulcritud de una imagen puritana y falsa del mundo. La condenación del cuerpo -adversario del alma-, del sexo y la violencia es, entonces, la certeza de un destino sobrenatural de los hombres que la Iglesia y las instituciones normativas representan a través del ciudadano medio estadounidense. Medianía que Waters intenta atacar a través de la trasgresión de los límites sexuales, de género, raciales, sociales en amplio espectro, a través de personajes y situaciones deliberadamente exageradas, estrafalarias y artificiosas

Es Baltimore, su ciudad natal, el espacio en el cual se desarrollan la mayoría de sus primeras películas, principalmente las que constituyen su Trash Trilogy -compuesta por Pink Flamingos (1972), Female trouble (1974), y Desperate living (1977)- y su película directamente posterior, la terrible, fantástica, inquietante y verdaderamente grotesca (son necesarios todos estos adjetivos) Polyester (1981). En Baltimore conoce también, ya desde niño, a Harris Glenn Milstead, un gordito marica que posteriormente se convertiría en Divine: drag queen, musa y cabeza junto a Waters de los Dreamlanders, nombre con el que se conoce al grupo de actores de sus películas, entre los que destacan la graciosísima señora Edith Massey, David Lochary, Mary Vivian Pearce y Mink Stole, la mala. Todos, más que pseudo actores, personajes comprometidos con el arte como un proyecto de liberación revolucionaria, un grupo de ingenuos.
El sexo, núcleo básico de las coerciones sociales y por tanto el camino más fácil y facilista de desestabilizar un aparato represor, es el primer nivel del grotesco en su filmografía.

 Pink Flamingos, es la historia de una asesina mujer que junto a su compañera de viaje Cotton, su delicuente hijo Crackers y su mentalmente enferma madre, viaja de ciudad en ciudad cometiendo crímenes y atrocidades que le han dado en la prensa local el título de “la persona más guarra del mundo”, trono del que Connie y Raymond Marble (una pareja de inescrupulosos que raptan a algunas jóvenes para dejarlas embarazadas y luego vender sus hijos a parejas de lesbianas) sienten envidia y tratan de arrebatarle. Las escenas sexuales son deliberadamente atroces y están presentes a lo largo de la historia en un in crescendo un poco simplón, cosa que no quita que sean igualmente desagradables. Así, el momento de mayor inquietud se produce cuando Crackers, quien mantiene una ardorosa relación de vouyerismo y sadismo con Cotton, lleva a una muchacha recién conocida a su casa para someterla a un acto que roza la zoofilia, al intentar penetrarla con la cabeza de una gallina viva mientras Cotton se deleita, espiando escondida detrás de la ventana. En tal forcejeo, por supuesto, mata la gallina. Waters evidentemente tuvo problemas con grupos asociados a la defensa de los animales.

 Female trouble, trata sobre una joven rebelde llamada Dawn Davenport, nuevamente interpretada por Divine, que deja el colegio, se escapa de casa, queda embarazada de un desconocido y vive luego al margen de la ley con su hija una vida de prostitución y pequeños robos. Es entonces cuando conoce a Gator, su futuro esposo. La vida sexual que llevan es, digamos, inapropiada; mientras Gator la penetra alternativamente con un martillo o un alicate, mira también una revista para hombres y se burla de Dawn, mujer, aunque criminal e irresponsable todavía, abnegada. Estos episodios concluyen en la separación de la pareja y la consagración de Dawn al negocio del espectáculo y el arte, donde se ve atacada y violentada, convencida de que esa violencia es artística, deformado su rostro por ácido, burlada por unos esnobs y luego encarcelada y condenada a la silla eléctrica tras una bullada performance donde mata a dos personas del público asistente y a su hija; su muerte, ya en la locura convencida de su nueva belleza violenta, criminal, deforme, punk, simulada e hiperbólica, totalmente camp, es el acto final de una vida consagrada al arte.

 Desperate Living, cuenta el viaje de una señora de posición social (caída en la locura por la vida –capitalista, empleadora, consumista, insolidaria y sumida en el miedo- que vive) y su nana, una negra gorda, tremenda y ladrona como todos los negros, quienes tras matar al propietario esposo emprenden fuga y llegan a un pueblo fuera de la ley de los Estados Unidos, gobernado por una reina déspota y arbitraria. No lugar donde viven todos los personajes excluidos por la sociedad desde asesinos y ladrones hasta lesbianas y desocupados, y donde la señora y la negra gorda tremenda comienzan a despojarse de sus represiones viviendo en la clandestinidad de un hilarante amor homosexual. Uno de los conflictos en este sentido más atroces es el que tienen una pareja de lesbianas, una de las cuales (tras ganar la lotería) decide hacerse una operación de cambio de sexo, feliz llega con la novedad, pero su mujer no lo acepta; entonces, en un acto desesperado, cercena su aparato reproductor masculino.

 Polyester, la película que por último revisaremos, trata sobre la horrible vida de una madre cristiana, abnegada y santurrona que cae en desgracia, engañada por su esposo, dueño de un cine porno, violentada por sus hijos: suelta de cascos la niña y un pervertido que va por la ciudad pisándole los pies a las mujeres para obtener un condenable placer el niño. El final de esta película es decidor, sólo con la muerte de todos los elementos opositores y marginales, lacras de la sociedad, la familia estadounidense podrá salvarse, aunque eso involucre la muerte del esposo y su amante, de la madre, el alcohol las drogas la prostitución y el crimen. El caso de su hijo es particularmente significativo, rehabilitado de su absurda perversión, canaliza sus impulsos en la pintura, se convierte en artista. Por supuesto.

Este es, para mí, el film de más serias intenciones y mejor logrado de la primera parte de la carrera de Waters, marca, además, un giro del autor hacia producciones más involucradas con el mainstream cinematográfico, adquiriendo la trama una causalidad menos arbitraria, con mejores condiciones técnicas y delineamientos más profundos y trascendentes en lo que respecta a su proyecto de conmoción (anti) moralista; las escenas grotescas, hilarantes e impresionantes que recurren a ese impulso básico y deleznable que es el sexo, ahora se abordan desde una parodia más sutil y poderosa, estableciendo las vinculaciones de siempre, sobre todo las vinculadas a la animalidad del sexo como apertura a un despertar y posterior desarrollo artístico que encauza esas potencialidades de una buena manera, por un bien social, objetivo de un proyecto que vio en la trasgresión el motivo de un artista.


Víctor Quezada
Acerca del Autor:

Víctor Quezada. Antofagasta, 1983. Poeta. Licenciado y magistrando en literatura por la Universidad de Chile. Participa como editor y administrador del blog sobre literatura y crítica literaria LA CALLE PASSY 061. En diciembre de 2004 publica su primer libro de poesía titulado 20. Contribuyó en el 6º número de la revista de poesía española La Estafeta del Viento, número dedicado a la poesía chilena. Ha participado de talleres, encuentros y congresos como el taller de poesía Códices, a cargo del poeta y académico Andrés Morales (2004) y el taller de poesía de la Fundación Pablo Neruda (2007). Participó del primer y segundo encuentros de poetas jóvenes Poquita Fe. Santiago (2004 y 2006). También en el Primer Congreso de Poesía Chilena del Siglo XX. Universidad de Chile. Santiago (2006).
Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Proyecto financiado con el aporte de:

Advertisement

Top

Habitar

Por DAVID VILLAGRÁN


Leer más...
 
Aeropuerto y otros poemas

Por ALEXIS CASTILLO

Leer más...
 
El Tarot de la Carretera

Por MANUEL ILLANES

 


Leer más...
 
Matria (Selección)

Por ANTONIO SILVA

la ópera fue ensayada día y noche, una pieza
sentimental para los comensales
una pequeña ventanita de cholguán y visillo
color muerto permite al lector fisgonear –y por
qué no reír de la india travestida de selva lírica.


Leer más...
 

John Ashbery

Traducido por TOMÁS COHEN


Leer más...
 
Fragmentos de "Baa Mithl Beith Mithl Beirut"

Por CLAUDIO GAETE BRIONES

Imane Humaydane-Younes nació en 1956 en Ayn Enoub, pueblo libanés de la montaña drusa. Durante las confrontaciones regionales y luchas interiores que ensangrentaron el Líbano entre 1975 y 1990, ella vio vaciarse su región de una gran parte de sus habitantes. Actualmente vive en Beirut, donde realiza un estudio sociológico sobre los desaparecidos durante la guerra.


Leer más...
 
3 Poemas de André Breton

Por FRANCISCO FALCATO

Leer más...
 
Poemas de "Poèmes en Prose" (1915) de Pierre Reverdy

Por FRANCISCO FALCATO

MÁS LEJOS QUE ALLÁ

En la ventana pequeña, bajo el tejado, mira. Y las líneas de mis ojos y las líneas de los suyos se cruzan. Tendré la ventaja de la altura, se dice a sí misma. Pero enfrente cierran las persianas y la atención incómoda se inmoviliza. Tengo la ventaja de tiendas que mirar. En fin, sería preciso subir o vale más bajar y, brazo con brazo, vámonos fuera donde nadie nos mire.

Leer más...
 

Narrativa

S (s) y la no historia

Por CLAUDIA APABLAZA


Leer más...
 
Para llevar

Por BEGOÑA UGALDE

 


Leer más...
 
Mapas

Por JUAN SANTANDER

 


Leer más...
 
La Fortaleza

Por CARLOS LABBÉ

Invocación

Mal dirigidas, las palabras pueden hacerte más daño que un enemigo o alguien que te desea la muerte.


Leer más...