Skip to content
Neandertales, Allende y los zombies PDF Imprimir E-Mail

 Por RODRIGO OLAVARRÍA

La posmodernidad es como el papel, dicen que aguanta todo. Gente que afirma que los seres humanos somos naturalmente herbívoros, gente que no come, gente que come tanto que no pueden salir de sus casas y, los más degenerados de todos, los gourmets. Insulsos todos en un mundo donde hay más de veinte millones de niños desnutridos menores de cinco años.

 

 


 Cuando el ser humano era un esbozo antropoide comía insectos, animales pequeños y vegetales, por supuesto, pero para suplir sus necesidades calóricas también recurría a dos fuentes alimentarias deleznables: los miembros de su propia especie y los restos dejados por predadores mejor adaptados. Admito que es un poco asqueroso pensarnos como carroñeros y caníbales, pero este consumo extra de proteína determinó el desarrollo del cerebro de nuestros ancestros y les dio algo invaluable, tiempo para dedicar a la observación, para la crianza y para compartir con los miembros del propio grupo social, ampliando la necesidad de comunicación y facilitando la aparición del lenguaje. Y con esto, todo lo que conocemos estaba a un paso de distancia, la cacería, la rueda, las pirámides, los viajes al espacio, el reggaetón y los lacto vegetarianos.

Además ocurre que el ser homo sapiens no es el único homínido digno de ser llamado humano. Nuestros primos neandertales, extintos hace sólo diez mil años en lugares como el sur de España y Francia, expresaban conceptos abstractos mediante dibujos, maquillaje y vestimentas, es decir, eran como nosotros y los pokemones. Pero hoy no está con nosotros y ocurre que siempre hemos sido los principales sospechosos de su misteriosa desaparición. Hasta hace muy poco, cuando un equipo de paleontólogos estilo C.S.I. planteó que la desaparición del neandertal estaba directamente ligada a sus necesidades alimentarias, al hecho de que mientras el ser humano moderno precisa de dos mil cien calorías diarias, nuestro primo cavernícola necesitaba de cuatro mil cuatrocientas. Desventaja que se tradujo en grupos sociales reducidos, maduración temprana de las crías y un lento desarrollo cultural.  

    Esto me recuerda al compañero presidente, el más grande chileno según la mitad más uno de los chilenos que ven televisión y tienen Internet, quien siendo ministro de salud del gobierno de Pedro Aguirre Cerda, publicó el libro La Realidad Médico Social, donde sienta las bases que harán posible durante el gobierno de la UP la entrega gratuita de leche para los niños de familias pobres, medida que aseguró el aporte de proteínas necesarios para el desarrollo del cerebro infantil.

Por otra parte. Anoche hablaba con una amiga por teléfono y me contó que había visto I am Legend y que había encontrado que esos zombies tiraban sus petardos, que estaban bien “armaditos” y bien potables. De pasada me preguntó si sabía de qué se alimentaban los zombies, le dije que es vox pupuli que la base de la dieta de todo zombie decente es un ser humano, de preferencia, su cerebro. Hecho constatado por el autor del Poema de Gilgamesh que en un momento furibundo pone en boca de Ishtar las siguientes palabras: “Permitiré a los muertos levantarse y comerse a los vivos”.

Lo que me conduce a una serie de preguntas fatales y de las cuáles sólo formularé dos, por pudor. ¿Cuáles son los requerimientos alimentarios de un zombie? ¿Existirán zombies lacto vegetarianos?

Rodrigo Olavarría
Acerca del Autor:

RODRIGO OLAVARRÍA

Poeta y traductor. Nacido en 1979 en Puerto Montt. Fue becario de la Fundación Pablo Neruda durante 2001. Sus poemas han sido publicados en revistas como “Plagio”, “La Poesía, Señor Hidalgo” y “La Estafeta del Viento”. El año 2003 recibió una beca de creación literaria para escritores noveles del fondo del libro y la lectura. Ha publicado en las antologías “Quercipinión” (Ediciones Lar, Concepción, 2000), “(SIC)” (Valente Editores, Santiago, 2004), “Desencanto Personal” (Cuarto Propio, Santiago, 2004) y “Selección de Poesía 2005” (Fundación Nueva Poesía, Santiago, 2006). Es coorganizador de los encuentros latinoamericanos de poesía llamados “Poquita Fe” realizados en santiago los años 2004 y 2006. Ha realizado traducciones de la obra de Sylvia Plath, Lewis Carroll, Ezra Pound y otros, entre las cuales destacan “Aullido” de Allen Ginsberg (Anagrama, 2006) y “Madrid 1993” de Allen Ginsberg (Círculo de Bellas Artes, 2008).


Leer Más >>
Comentarios
Buscar
Rodrigo Olavarría   |190.100.217.xxx |2008-11-19 13:57:18
Estimada Marianne, la foto de esos bigotes no es mía. Alguién más seguro que es,
pero no yo.

Respondiendo a tu comentario: Tienes razón, no voy mucho al
grano, pero podría intentar decir algo ahora. Mira, creo que vivimos tiempos muy
extravagantes en lo que toca a la alimentación... Una vez leí por ahí a un
antropólogo que afirmaba que en épocas duras, de guerra o de escasez, la comida
tiende hacia la abundancia, al plato grande y contundente, tal como ocurría
entre nuestros parientes primitivos cuando erraban por el planeta en la época de
las glaciaciones, o en cualquier época antigua en realidad.

Hoy en cambio,
como dice la antropóloga entrevistada en la nueva edición de Plagio, vivimos con
un paradigma falseado de la alimentación, una de sus manifestaciones sería la
"lipofobia", concepto que me parece adecuado para describir la tendencia
a respingar la nariz ante un choripán o algo frito.

El aparente esplendo...
Marianne Kubin  - A VER...   |190.100.217.xxx |2008-11-19 13:36:29
O sea, me gusta tu columna. pero creo que no dejas claro qué quieres decir...

Divagas mucho y no concretas, bigotes.
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Proyecto financiado con el aporte de:

Advertisement

Top

Habitar

Por DAVID VILLAGRÁN


Leer más...
 
Aeropuerto y otros poemas

Por ALEXIS CASTILLO

Leer más...
 
El Tarot de la Carretera

Por MANUEL ILLANES

 


Leer más...
 
Matria (Selección)

Por ANTONIO SILVA

la ópera fue ensayada día y noche, una pieza
sentimental para los comensales
una pequeña ventanita de cholguán y visillo
color muerto permite al lector fisgonear –y por
qué no reír de la india travestida de selva lírica.


Leer más...
 

John Ashbery

Traducido por TOMÁS COHEN


Leer más...
 
Fragmentos de "Baa Mithl Beith Mithl Beirut"

Por CLAUDIO GAETE BRIONES

Imane Humaydane-Younes nació en 1956 en Ayn Enoub, pueblo libanés de la montaña drusa. Durante las confrontaciones regionales y luchas interiores que ensangrentaron el Líbano entre 1975 y 1990, ella vio vaciarse su región de una gran parte de sus habitantes. Actualmente vive en Beirut, donde realiza un estudio sociológico sobre los desaparecidos durante la guerra.


Leer más...
 
3 Poemas de André Breton

Por FRANCISCO FALCATO

Leer más...
 
Poemas de "Poèmes en Prose" (1915) de Pierre Reverdy

Por FRANCISCO FALCATO

MÁS LEJOS QUE ALLÁ

En la ventana pequeña, bajo el tejado, mira. Y las líneas de mis ojos y las líneas de los suyos se cruzan. Tendré la ventaja de la altura, se dice a sí misma. Pero enfrente cierran las persianas y la atención incómoda se inmoviliza. Tengo la ventaja de tiendas que mirar. En fin, sería preciso subir o vale más bajar y, brazo con brazo, vámonos fuera donde nadie nos mire.

Leer más...
 

Narrativa

S (s) y la no historia

Por CLAUDIA APABLAZA


Leer más...
 
Para llevar

Por BEGOÑA UGALDE

 


Leer más...
 
Mapas

Por JUAN SANTANDER

 


Leer más...
 
La Fortaleza

Por CARLOS LABBÉ

Invocación

Mal dirigidas, las palabras pueden hacerte más daño que un enemigo o alguien que te desea la muerte.


Leer más...