Skip to content
El descubrimiento de la buena mesa PDF Imprimir E-Mail

Por J.C. RAMÍREZ FIGUEROA

Antes, la comida no me importaba demasiado. Para mí, que empezaba a vivir solo, comer era un trámite que quitaba tiempo y nunca dejaba satisfecho. La verdad es que como estaba aprendiendo a cocinar, los tallarines me salían duros, el arroz se pegaba o los huevos revueltos tenían un sabor asqueroso.

 

 Ensayo y error que me tenía con ansiedad y eterno malestar estomacal. Como no tenía plata y mis recetas me estaban matando, encontré en los completos de la Plaza de Armas algo parecido a la salvación. 750 pesos por dos junto una bebida chica. Excelente.

Después, descubrí las bondades del casino en el diario donde colaboraba. Mi editor estaba tan estresado que me pasaba sus cupones del casino y seguía tecleando, contestándole a algún idiota que posteó estupideces. A pesar de no tener temas decentes, iba a "colaborar" todos los días.

Cuando la cosa se arregló gasté fortunas en supermercado y me di una nueva oportunidad. Sin embargo, se me vencieron algunos alimentos, otros definitivamente no los sabía preparar. Leía las instrucciones, lo prometo, pero los genios que las redactaban daban por sentado que uno sabía cosas básicas como "cocinar". ¿Qué se supone que significa "cocine" por 20 minutos? o ¿"espere que la raya del medio del arroz se vuelva blanca"?. Yo lo releía más veces que las fotocopias de Hegel, pero tampoco entendía nada.
Como ven, la comida para mí, era un trámite engorroso.

Hasta que pasé mi primera temporada en Buenos Aires. Como nunca fui un tipo con "mundo" y siempre le hice el quite a asados, comidas o restoranes (mi madre dice que gastar plata en comida que perfectamente puede hacer ella es una idiotez), estar sentado comiendo un bife de chorizo, fugazza o cannelonis fue una epifanía, un descubrimiento, un extasis místico.

Y ahí lo comprendí todo. Mientras en Chile los sandwiches que compraba en el almacén de la esquina estaban hechos por cumplir (el queso más malo, la mayonesa más rancia y todo por el precio de un kilo de pan) acá tenían especias, pan generoso y tomate de verdad. Y por menor precio.

Entonces, me envicié. Gasté más plata en comida que en libros. Después de todo, ¿qué es el Ateneo sino una librería de saldos metida en un teatro antiguo y afrancesado?, mejor ver con qué me sorprenden sus restoranes. Y vaya que engordé. Pero de una manera feliz, no desgraciada como era en Santiago con los sandwiches de pollo que compraba en la calle. Más adelante cuando vi Ratatouille me reí mucho, porque esas caras del crítico gastronómico también las ponía yo. 

Aunque fui medio imprudente, considerando mis deudas y boletas emitidas a fin de mes, a mi regreso comencé a visitar restoranes. Si bien la atención en general es una porquería, encontré lugares buenos, míticos, que dejan contento. Las chorrilanas de Valparaíso, un restaurant Peruano perdido en el centro, un café antiguo en avenida Brasil, las pastas que preparan en una tratoria de calle Loreto o al lado, en un local blanco, las mejores ensaladas que he probado.

En verdad, antes estaba comiendo pura mierda.

Y es verdad, la comida es importante.

Y esta maldita crisis hará que aprenda a cocinar de una buena vez, porque la vida de restoranes tendrá que esperar.

Veremos que pasa.

J.C. Ramírez Figueroa
Acerca del Autor:
J.C. RAMÍREZ
J.C. Ramírez Figueroa (28 años) es periodista de rock, cine, literatura y sociedad. Escribe en Emol, La Nación y La Mano (Buenos Aires). Aterrizó en Santiago desde Talcahuano hace tres años, logrando una rápida transición desde reportajes "pop" a inteligentes crónicas sobre personajes, temas y lugares olvidado entre tanto comunicado de prensa o googleismo. Le gusta revolver libros, el cine por la noche, coleccionar singles, tomar café expreso con su novia y tocar una guitarra modelo Les Paul conectada a un Marshall. http://archivosderamirez-figueroa.blogspot.com
Leer Más >>
Comentarios
Buscar
Jude.   |201.241.162.xxx |2008-12-12 19:19:08
olvidaste decir que tu novia, con menos dinero de lo que gastabas en restoranes,
te daba de comer el triple de comida.
guatita llena, corazón contento.
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Proyecto financiado con el aporte de:

Advertisement

Top

Habitar

Por DAVID VILLAGRÁN


Leer más...
 
Aeropuerto y otros poemas

Por ALEXIS CASTILLO

Leer más...
 
El Tarot de la Carretera

Por MANUEL ILLANES

 


Leer más...
 
Matria (Selección)

Por ANTONIO SILVA

la ópera fue ensayada día y noche, una pieza
sentimental para los comensales
una pequeña ventanita de cholguán y visillo
color muerto permite al lector fisgonear –y por
qué no reír de la india travestida de selva lírica.


Leer más...
 

John Ashbery

Traducido por TOMÁS COHEN


Leer más...
 
Fragmentos de "Baa Mithl Beith Mithl Beirut"

Por CLAUDIO GAETE BRIONES

Imane Humaydane-Younes nació en 1956 en Ayn Enoub, pueblo libanés de la montaña drusa. Durante las confrontaciones regionales y luchas interiores que ensangrentaron el Líbano entre 1975 y 1990, ella vio vaciarse su región de una gran parte de sus habitantes. Actualmente vive en Beirut, donde realiza un estudio sociológico sobre los desaparecidos durante la guerra.


Leer más...
 
3 Poemas de André Breton

Por FRANCISCO FALCATO

Leer más...
 
Poemas de "Počmes en Prose" (1915) de Pierre Reverdy

Por FRANCISCO FALCATO

MÁS LEJOS QUE ALLÁ

En la ventana pequeña, bajo el tejado, mira. Y las líneas de mis ojos y las líneas de los suyos se cruzan. Tendré la ventaja de la altura, se dice a sí misma. Pero enfrente cierran las persianas y la atención incómoda se inmoviliza. Tengo la ventaja de tiendas que mirar. En fin, sería preciso subir o vale más bajar y, brazo con brazo, vámonos fuera donde nadie nos mire.

Leer más...
 

Narrativa

S (s) y la no historia

Por CLAUDIA APABLAZA


Leer más...
 
Para llevar

Por BEGOÑA UGALDE

 


Leer más...
 
Mapas

Por JUAN SANTANDER

 


Leer más...
 
La Fortaleza

Por CARLOS LABBÉ

Invocación

Mal dirigidas, las palabras pueden hacerte más daño que un enemigo o alguien que te desea la muerte.


Leer más...