Skip to content
El lugar inhabitable PDF Imprimir E-Mail

Carmen Martin

Es una casa, no, no es una casa, es una puerta que se abre desde el centro, si; abajo del centro se juntan los puntos y se encuentra el centro real de las líneas. La casa se abre como un espejo de tres cuerpos, cuyas dos partes exteriores pueden acercarse al espejo central, y así multiplicar las imágenes hasta el infinito. No. El infinito es una posibilidad.
Para llegar al punto del sueño debe hacerse una construcción de imágenes o fragmentos de imágenes vagamente recordadas. Un pasillo de goma amarilla, una bola metálica del tamaño de la cabeza de un niño, rebotando contra las paredes. Un niño. El niño está dormido. No. Está muerto, azul y envuelto en una manta de colores.

Para llegar a la casa debe abrirse la puerta desde el centro, tocar la medusa de bronce y decir las palabras elegidas especialmente para esa situación. La situación se multiplica en los espejos y se divide siendo el reflejo de una posibilidad. Una imagen blanca, vista con el ángulo más abierto del ojo, un ojo iluminado directamente: la pupila casi desaparece, una superficie gris jaspeada con un punto en el centro. Quiero mirar por ese punto y ver que hay detrás. No me dejan. Me entretienen con canciones monótonas que adormecen al instante. Me levanto. El ojo ya no está.

El niño azul no está muerto, se para sobre la cama y grita mi nombre. Mi nombre es un conjunto de sonidos que pueden ser mi nombre pero también otra cosa.

Para llegar al espejo deben tomarse todas las piezas de la casa, y armar con ellas la forma del pensamiento que se espera captar. El pasillo de goma amarilla se rompe y aparece un hombre con una máscara blanca y un martillo negro. El martillo brilla. Comienza a golpear la ventana de mi pieza, la pieza del centro de la puerta, justo atrás de la medusa y el espejo, y rompe el vidrio. El sonido del vidrio cayendo es una cascada donde lavan a los recién nacidos. El niño se ha dormido nuevamente y sueña con caballos. El contacto de la lengua de los caballos transforma instantáneamente las piedras eléctricas en cristales de sal. La lengua de los caballos se multiplica en la cabeza del niño. El niño despierta y grita un nombre que no reconozco.

*

Un lugar inhabitable es donde todo lo que se piensa se materializa. De pronto entra el hombre y comienza a cantar.

El niño azul está inmóvil y muerto. No .Me pone la mano fría sobre la cabeza y me transmite mi imagen de cuatro años sentada en el piso de un lugar olvidado. Me pasan un huevo violeta, del tamaño de la cabeza de un niño. Lo tomo entre mis manos. Veo mis manos. Mis manos tienen cuatro años. Muerdo el huevo. El huevo es de miel. Siento el sabor de la miel en la boca, el sabor del huevo violeta y azul como el cuerpo del niño y el cielo raso del cuarto de invitados.

El cuarto de invitados es un lugar inhabitable.

*

Me dijo su nombre, delgado y alto su nombre entró por la ventana. La rompió con un martillo. Le pregunto qué es lo que pasa y me dice que mi padre ha muerto. No. El niño aún no existía para ese entonces. La pintura del mar verde que hizo el hombre sentado en la pieza del altillo, mirando una pequeñísima foto del mar. Pintar el mar mirando una foto del mar. Eso se llama interpretación fragmentaria. Si. El tomó toda la caja de pinturas y me las empezó a pasar por el cuerpo. Las pinturas. Me las pasaba por el cuerpo, dejando trazos de colores oleosos por mi pequeño cuerpo dormido. Yo dormía con él y él me contaba cuentos larguísimos mientras yo paseaba por entre unos cipreses que imaginaba siempre antes de dormir. Era un paisaje conocido, al que iba siempre un minuto antes de quedarme dormida. Paisaje conocido. La casa del campo. La he visto tres veces y está siempre de la misma manera, con el mismo orden en las piezas y los colores. Lo único que cambia son las fotografías que adornan la pieza del centro, la que marca el punto donde los extremos se tocan. En las fotos nuevas aparecían ellos con unos animales. Eran caballos. Caballos de lenguas azules. Sus puntas transmutaban la materia.

Les cortaron la cabeza a los gemelos. Rasuradas sus cabezas adornan el cuarto de invitados. El cielo raso es azul y el reflejo de la luz del espejo central les da el color del mar. Nadie podía entrar a ese cuarto sin sufrir algún tipo de transformación. Los juguetes nuevos están escondidos detrás de los cipreses para que nadie se los lleve.

*

La casa de campo se deshace llena de luciérnagas por la noche. Es el escenario perfecto para una fotografía. Los caballos corren en círculos alrededor del hombre alto. El hombre alto les canta una canción monótona que los adormece al instante.

Me acostó en su cama y me quitó el vestido. Un vestido de cuatro años violeta como un huevo de miel. El vestido estaba manchado con pintura de todos los colores. Los caballos se asomaron por la ventana y aprobaron la consumación.

La casa de abre como un abanico y me deja en el centro de todos los reflejos. Mi cuerpo se multiplica hasta el infinito. No. El infinito no existe, es una posibilidad. Mi cuerpo posible se abre y se mancha bajo las manos del hombre. Yo duermo con el hombre, me cuenta historias larguísimas mientras yo paseo por entre los cipreses. Construyó para mí una casa de muñecas en el fondo del patio. La casa es verde y huele a madera. La visito y concluyo que es un lugar inhabitable.

El niño es azul y está bendito. Tiene una corona de abejas que lo consagran como rey del universo. El universo no existe sino como posibilidad. Las abejas zumban sobre su cabeza, dándole el aspecto de una medusa pequeña y muerta. No. No está muerta, está clavada en el centro de la puerta.

El cielo se abre como un espejo de tres cuerpos y deja un rastro en la espalda de los caballos, una mancha que vista a contraluz revela su significado. Los cristales se derriten y forman charcos verdes como el mar de la pintura o de la fotografía. El hombre se levanta de su sueño y pinta la escena. Toma su cámara negra y capta una imagen que luego proyecta en mi cuerpo dormido. Se sienta frente a la cama y corta los cipreses que le impiden verme por completo. Mi cuerpo está lleno de manchas de pintura. Los caballos consagran el acto y la aureola viviente del niño.

La pared está hecha de piedras redondas y tiene pequeñas ventanas desde donde pueden verse escenas de distinta naturaleza. Camino y evito mirar por ellas hasta que llego al final del pasillo. Un reflejo desde el piso me hace bajar la cabeza y tomar el origen del rayo de luz. Es un espejo de forma triangular donde puede verse la imagen de un niño gritando un sonido siniestro.

*

En la casa de madera del fondo del patio hay un pájaro muerto. El pájaro es negro. Lo tomo y lo pongo en la cama. Me acuesto y espero. Espero. Espero hasta que llegue él con su caja de pinturas y comience a podar los árboles que limitan su visión. Los árboles están cada vez más altos y frondosos. Las piedras de la pared se mueven y brillan como luciérnagas verdes. La cama del niño es una antorcha que desciende por mi cuerpo. El pájaro está muerto. No. No está muerto. Comienza a volar por el cuarto de invitados. Nadie puede entrar a ese cuarto sin sufrir algún tipo de transformación. El pájaro se vuelve una pileta rodeada de aromos amarillos.

Me ponen algo en la boca. Algo muy dulce que no puedo mirar. El niño muerto yace en una mesa. Las abejas entran en la boca del niño. El niño se levanta y atrae a los caballos, que corren dando vueltas a su alrededor.

Mis muñecas están rotas y dispersos sus fragmentos por el cuarto de invitados.

El lugar inhabitable reverbera sobre sí.

Comentarios
Buscar
señorita zapada  - seca!   |200.30.206.xxx |2009-06-28 21:15:21
es de lo mejor que he leído en cuánto a poesía novel... si la srta. Martin lee
este post, sería tan amable de indicar dónde y cómo podríamos encontrar más
trabajos suyos
saludos!
Anónimo   |190.100.162.xxx |2008-08-31 00:04:28
Brise marine


La chair est triste, hélas! et j'ai lu tous les livres.
Fuir!
là-bas fuir! Je sens que des oiseaux sont ivres
D'être parmi l'ecume inconnue
et les cieux!
Rien, ni les vieux jardins reflétés par les yeux
Ne retiendra ce
coeur qui dans la mer se trempe
O nuits! ni la clarté déserte de ma lampe
Sur
le vide papier que la blancheur défend
Et ni la jeune femme allaitant son
enfant.
Je partirai! Steamer balançant ta mâture,
Lève l'ancre pour una
exotique nature!
Un Ennui, désolé par les cruels espoirs,
Croit encore à
l'adieu suprême des mouchoir!
Et, peut-être, les mâts, invitant les
orages
Sont-ils de ceux qu'un vent penche sur les naufrages
Perdus, sans mâts,
sans mâts, ni fertiles îlots...
Mais, ô mon coeur, entends le chant des
matelots!
sebastian  - nasario   |190.160.29.xxx |2008-07-28 22:24:56
seek
Nasario  - el todo   |190.161.137.xxx |2008-06-15 16:12:48
Todo como se muestra es la desolación, de algun cuerpo insolado. Rojo y caliente
sudoroso y alergisado, es un todo enfermo (sick) y medio revuelto.
como era de
esperarse se da a luz un todo recurrentemente debilitado. carente de ese todo
inbulnerable que nos posee. esta claro. y perdimos el todo. por lo menos es el
todo del loco que quizo representarlotodojunto.
sebastián  - el todo   |201.236.172.xxx |2008-06-10 14:11:45
Todo lo que dices de mi es pues tuyo, universo. Resultado de esto es la gran
conjunción entre dos o más universos, que en deseados momentos de compartir,
exponen su contrapartidas de modo de sentir de una vez y por todas realizado ese
momento tan etéreo que casi no se percibía. Es por eso que desde un principio
todo se vuelve a la nada y podemos decir que el todo es eso.
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Proyecto financiado con el aporte de:

Advertisement

Top

Habitar

Por DAVID VILLAGRÁN


Leer más...
 
Aeropuerto y otros poemas

Por ALEXIS CASTILLO

Leer más...
 
El Tarot de la Carretera

Por MANUEL ILLANES

 


Leer más...
 
Matria (Selección)

Por ANTONIO SILVA

la ópera fue ensayada día y noche, una pieza
sentimental para los comensales
una pequeña ventanita de cholguán y visillo
color muerto permite al lector fisgonear –y por
qué no reír de la india travestida de selva lírica.


Leer más...
 

John Ashbery

Traducido por TOMÁS COHEN


Leer más...
 
Fragmentos de "Baa Mithl Beith Mithl Beirut"

Por CLAUDIO GAETE BRIONES

Imane Humaydane-Younes nació en 1956 en Ayn Enoub, pueblo libanés de la montaña drusa. Durante las confrontaciones regionales y luchas interiores que ensangrentaron el Líbano entre 1975 y 1990, ella vio vaciarse su región de una gran parte de sus habitantes. Actualmente vive en Beirut, donde realiza un estudio sociológico sobre los desaparecidos durante la guerra.


Leer más...
 
3 Poemas de André Breton

Por FRANCISCO FALCATO

Leer más...
 
Poemas de "Poèmes en Prose" (1915) de Pierre Reverdy

Por FRANCISCO FALCATO

MÁS LEJOS QUE ALLÁ

En la ventana pequeña, bajo el tejado, mira. Y las líneas de mis ojos y las líneas de los suyos se cruzan. Tendré la ventaja de la altura, se dice a sí misma. Pero enfrente cierran las persianas y la atención incómoda se inmoviliza. Tengo la ventaja de tiendas que mirar. En fin, sería preciso subir o vale más bajar y, brazo con brazo, vámonos fuera donde nadie nos mire.

Leer más...
 

Narrativa

S (s) y la no historia

Por CLAUDIA APABLAZA


Leer más...
 
Para llevar

Por BEGOÑA UGALDE

 


Leer más...
 
Mapas

Por JUAN SANTANDER

 


Leer más...
 
La Fortaleza

Por CARLOS LABBÉ

Invocación

Mal dirigidas, las palabras pueden hacerte más daño que un enemigo o alguien que te desea la muerte.


Leer más...