Skip to content
Gracias a la nada PDF Imprimir E-Mail

Por SERGIO FORTUÑO

Una vez libre de la influencia de cualquier creencia religiosa o cualquier ideología, la idea de una vida finita es el único sustento de un sentido a la existencia, lo único capaz de albergar una ética e incluso apuntar a una trascendencia.

 

 Recuerdo claramente, aunque el adverbio no sea el más apropiado, la noche en que tomé conciencia de la finitud de la vida y mi mente fue por primera vez objeto de la sacudida angustiante de la nada.

Tenía cinco años e intentaba conciliar el sueño. La oscuridad de mi pieza y la posición horizontal me sugirieron la sensación de una tumba, por lo que pensé en cómo sería la mía una vez muerto. Me entretuve acariciando ideas extremas de oscuridad e inmovilidad, hasta que reparé en que en mi propia tumba no habría oscuridad ni inmovilidad, porque mi cuerpo inerte no percibiría la completa ausencia de luz ni la completa ausencia de desplazamientos en el tiempo. Tampoco habría tiempo. Sencilla y aterradoramente, no habría nada.

El vértigo que entonces sentí por primera vez, un vacío estomacal que no carece de atractivo como suele pasar con el vértigo, parecido al que provoca una montaña rusa,  vuelve a mí de cuando en cuando, sin que yo me lo proponga, como un recordatorio que mi propio cuerpo se encarga de deslizar en medio de las ocupaciones cotidianas. Aunque en momentos como esos no hay más que la sensación y es imposible racionalizar a partir de ella, con los años he podido pensar al respecto y valorar la conciencia que, como individuos de la especie humana, tenemos de nuestro propio fin.

Una vez libre de la influencia de cualquier creencia religiosa o cualquier ideología, la idea de una vida finita es el único sustento de un sentido a la existencia, lo único capaz de albergar una ética e incluso apuntar a una trascendencia.

Si suponemos una vida sin fin, cualquier noción de bondad o maldad, de genio o estolidez, sería innecesaria. “... en un plazo infinito le ocurren a todo hombre todas las cosas”, escribió Borges en el cuento El Inmortal. “Por sus pasadas o futuras virtudes, todo hombre es acreedor a toda bondad, pero también a toda traición, por sus infamias del pasado o del porvenir”.

En otro pasaje de la misma narración, Borges sugiere que la conciencia de la propia muerte es un rasgo distintivo de la humanidad: “Ser inmortal es baladí; menos el hombre, todas las criaturas lo son, pues ignoran la muerte”.

La conciencia de la propia muerte también nos distingue como individuos, nos hace ser quienes somos. La filósofa alemana Hannah Arendt apuntó en su libro “La Condición Humana” que “los hombres son ‘los mortales’, las únicas cosas mortales con existencia, ya que a diferencia de los animales no existen sólo como miembros de una especie cuya vida inmortal está garantizada por la procreación”.

La grandeza humana, las proezas, el arte, el heroísmo están para Arendt ligadas a la noción de mortalidad: “La tarea y potencial grandeza de los mortales radica en su habilidad para producir cosas –trabajos, actos y palabras- que merezcan ser... imperecederas con el fin de que, a través de dichas cosas, los mortales encuentren su lugar en un cosmos donde todo es inmortal a excepción de ellos mismos”.

Las acciones de los humanos mortales, dotados de intelecto y voluntad, pueden gatillar el comienzo de una secuencia de acontecimientos imprevisible, cuyo contenido y duración no pueden establecerse desde el presente. Esto aparta a la humanidad del ritmo cíclico de la naturaleza, donde la cadena de actos y consecuencias permanece inalterada.

Al ser mortales y tener conciencia de nuestra mortalidad, nuestras acciones pueden alterar el curso de nuestra vida y las de los demás, así como las del ambiente que habitamos y las especies con las cuales lo compartimos. Nuestra finitud nos impone preguntarnos sobre nuestros actos y evaluarlos según sus motivos y alcances. La bondad no es realizable en virtud de una vida ultraterrena, sino gracias a que no existe un más allá.         


Sergio Fortuño
Acerca del Autor:

SERGIO FORTUÑO
Sergio Fortuño tiene 36 años. Estudió periodismo en la Universidad de Chile. Actualmente, es director de Radio Concierto, donde también ha trabajado como conductor y editor periodístico. Ha trabajado y colaborado en diversos medios escritos y audiovisuales, como el canal Rock & Pop, la productora Nueva Imagen, El Mercurio, La Tercera, revista Rock & Pop, revista Billboard (EE. UU.), revista Fibra, Qué Pasa, Rolling Stone y revista Blank, entre otros. 

Leer Más >>
Comentarios
Buscar
Mauricio Gómez  - Esas travesuras de la Nada   |190.46.179.xxx |2008-12-28 18:29:03
La Nada tiene esa mania de aparecerse de tanto en tanto y sacudirnos cuando
menos lo esperamos. Tuve una experiencia muy parecida cuando chico, y la
sensación de la Nada fue la de estar flotando boca abajo, pendiendo de un hilo,
con un abismo negro e infinito esperándome frente a mis ojos. La Nada me
presentó su primo hermano, el Miedo. Posteriormente esos encuentros fueron
transformándose en suertes de epifanías más bien intelectuales, donde la Nada
llegó a palidecer ante la presencia de un hermano sanguíneo más terrible, el
Olvido.

Cómo vencer (o quizás convivir con) estos monstruos que me
acompañaría toda la vida? Hubo una respuesta que hasta ahora me funciona. Fui
parte del Olvido 1000 años atrás, fui parte del Olvido 100 años atrás, fui parte
del olvida hasta hace unos 35 años, soy parte del Olvido cada noche cuando
duermo y no soy yo quien escribe esto, soy parte del Olvido cuando me emborracho
y se me apaga la te...
Ana María Hurtado  - referencias   |190.45.237.xxx |2008-12-27 23:35:35
Fortu, me acordé tanto de las reflexiones de Sartre como de las de Papelucho con
este texto. Y creo que vivir la vida en una síntesis de ambas cosmovisiones no
es mala idea. Felicidades y veámonos luego :))
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Proyecto financiado con el aporte de:

Advertisement

Top

Habitar

Por DAVID VILLAGRÁN


Leer más...
 
Aeropuerto y otros poemas

Por ALEXIS CASTILLO

Leer más...
 
El Tarot de la Carretera

Por MANUEL ILLANES

 


Leer más...
 
Matria (Selección)

Por ANTONIO SILVA

la ópera fue ensayada día y noche, una pieza
sentimental para los comensales
una pequeña ventanita de cholguán y visillo
color muerto permite al lector fisgonear –y por
qué no reír de la india travestida de selva lírica.


Leer más...
 

John Ashbery

Traducido por TOMÁS COHEN


Leer más...
 
Fragmentos de "Baa Mithl Beith Mithl Beirut"

Por CLAUDIO GAETE BRIONES

Imane Humaydane-Younes nació en 1956 en Ayn Enoub, pueblo libanés de la montaña drusa. Durante las confrontaciones regionales y luchas interiores que ensangrentaron el Líbano entre 1975 y 1990, ella vio vaciarse su región de una gran parte de sus habitantes. Actualmente vive en Beirut, donde realiza un estudio sociológico sobre los desaparecidos durante la guerra.


Leer más...
 
3 Poemas de André Breton

Por FRANCISCO FALCATO

Leer más...
 
Poemas de "Poèmes en Prose" (1915) de Pierre Reverdy

Por FRANCISCO FALCATO

MÁS LEJOS QUE ALLÁ

En la ventana pequeña, bajo el tejado, mira. Y las líneas de mis ojos y las líneas de los suyos se cruzan. Tendré la ventaja de la altura, se dice a sí misma. Pero enfrente cierran las persianas y la atención incómoda se inmoviliza. Tengo la ventaja de tiendas que mirar. En fin, sería preciso subir o vale más bajar y, brazo con brazo, vámonos fuera donde nadie nos mire.

Leer más...
 

Narrativa

S (s) y la no historia

Por CLAUDIA APABLAZA


Leer más...
 
Para llevar

Por BEGOÑA UGALDE

 


Leer más...
 
Mapas

Por JUAN SANTANDER

 


Leer más...
 
La Fortaleza

Por CARLOS LABBÉ

Invocación

Mal dirigidas, las palabras pueden hacerte más daño que un enemigo o alguien que te desea la muerte.


Leer más...