Skip to content
La ciudad del desocupado PDF Imprimir E-Mail

Por JAVIER SANFELIÚ

Hace poco estuve cuatro meses sin trabajar. Decidí dejar un trabajo porque, como dijo alguna vez Julio Iglesias, me olvidé de vivir.


 Viví muchas cosas alucinantes, pero la mejor de todas fue descubrir la ciudad desde la desocupación, que es totalmente distinta a la ocupación. Desocupado y en bicicleta es distinto que ocupado y en auto. El auto encapsula la realidad y la transforma en un espacio físico que en general pareciera ser siempre el mismo, lo que con el paso del tiempo aliena desde el borde más fuerte: la rutina. En cambio, la bicicleta te hace vivir afuera, y cada día es distinto porque puedes andar sobre una acera o en una ciclovía, tomar una calle que en general no usas. La ciudad ama a la bicicleta, y la bicicleta a la ciudad. Cada vez más habitantes de la capital están ocupando ese invento prodigioso, una chica espléndida que le da oxigeno a su dueño y de paso también a la urbe.

Por otro lado, también te das cuenta de que el santiaguino ocupa y mucho su ciudad en horarios donde la gran mayoría está dentro de las cuatro paredes de las oficinas. Mucha gente está en la calle a las 10:45 haciendo deporte o leyendo libros. A las 16:21 los parques en primavera están llenos de gente. Entonces, ¿por qué existe ese discurso algo gastado de que nosotros no tenemos la costumbre de ocupar espacios físicos? Por supuesto que no contamos con parques como París o Buenos Aires, que lamentablemente no se respetaron esas dimensiones de parques públicos para que la gente se congregue a vivir ocio. Pero los que están, lo poco que hay, pasa lleno. Lo que pasa es que no lo vemos porque estamos produciendo en oficinas. Produciéndonos colon irritable, cefaleas, cáncer y depresiones. Y meteorismo.

La ciudad del desocupado tiene notables cafés. Clásicos como el Tavelli del Drugstore o Manuel Montt, nuevos como el Espreso de Pedro de Valdivia con Bustos, el Mosqueto, en fin, el que quiere encuentra. Y de nuevo salimos con que no tenemos cafés, que no somos como los porteños del tango el café y la conversa. Yo doy fe de que el chileno conversa y toma café. No sólo piscola y ron. También tiene cultura de café y con más frecuencia vemos cómo la gente lee sola algún diario o libro.

Hay librerías notables como la Qué Leo, la Ulises, la misma Feria Chilena. Algo se está transformando pero nadie repara en ese cambio. Existe una ciudad imaginaria y torpe en nuestra percepción de la ciudad real. Seguimos con un discurso medio arribista sobre el cómo debe ser la ciudad, y no nos percatamos de los cambios que ha tenido.

Medidas extremas para seguir mejorando la ciudad: encarcelar a todos los que están comprando autos nuevos año tras año. ¿Para qué? No hay nada más molesto que vivir un taco, quedar atrapado “dentro de nuestros malditos cochecitos”, como decía Domenico Modugno en un puntapié a la ciudad. Y esa gente que ocupa autos para comprar el pan a tres cuadras, existe, y merece condenas de cárcel. Silla eléctrica a todos los que se hacen los lesos con las construcciones que aparte de provocar un ruido satánico,  levantan una cantidad de polución espeluznante. La cantidad de grúas que se pueden observar en una ciudad como Santiago son difíciles de cuantificar. Dan ganas de ser dueño de la empresa de grúas, nunca imaginamos que podían existir tantas y ocupadas al mismo tiempo. Crucifixión a todo aquel que sigue hablando de un Santiago que murió ya a fines de los años noventa. Hoy tenemos una capital viva, llena de eventos y de lugares, de gente que está optando por amar su ciudad. Dejemos en la cruz a los que se atrevan a blasfemar contra una ciudad que intenta encontrar una oportunidad en el corazón de sus propios habitantes. Porque señora, señor: Santiago es una ciudad apoteósica, lleno de recovecos, de lugarcillos curiosos, de mujeres bonitas y de hombres amables. Si cambiamos el discurso, corremos un velo y veremos aquello que nadie quiere ver o entender: nosotros somos la ciudad. Y querámosla como a nosotros mismos.


Javier Sanfeliú
Acerca del Autor:

JAVIER SANFELIÚ
Publicista. Nació en Viña del Mar y se transplantó a Santiago en 1988. Redactor creativo Radio Concierto 1995 y 1996, Rock & Pop 1997 a 2000, FMDOS 1999 a 2000. Director de Radio Concierto -la Radio de Hoy, 2000 al 2005. Director Radio Futuro -Te está faltando Rock, 2005 al 2007. Director Radio Zero, 2007 a 2008 y asesor Radio Play FM. Creativo a cargo de las campañas de las películas Play de Alicia Scherson, La Sagrada Familia de Sebastián Lelio, Radio Corazón la Película de Roberto Artiagoitia, Mirageman de Ernesto Díaz y 199 recetas para ser feliz de Andrés Waissbluth. Además, es integrante del comité editorial de Rolling Stone Chile. Hoy, independiente feliz y expectante.

Leer Más >>
Comentarios
Buscar
Javier  - Excelente.   |200.27.137.xxx |2008-10-01 11:45:41
Buenísimo.
M Eug  - San   |201.246.65.xxx |2008-07-09 09:14:00
En que mundo vives SANFELIÚ, Los desocupados de este país juntan cartones, para
poder comer. No son los hijitos de papá que se juntan en los café de “alta p u t
a alcurnia” y hablar de sus terapias con el psicólogo.
Claudio Olivares  - Notable Reflexión   |200.68.53.xxx |2008-05-15 15:32:50
Con ganas aplaudo esta refrescante reflexión. Santiago es una ciudad hermosa a
la que culpamos de enajenarnos a veces, pero no nos damos cuenta que somos
nosotros mismos los polutos, enajenados, encerrados.

Viva la bici, que nos
permite mirar hacia arriba, respirar, reconocer y amar la ciudad.
Rodrigo Ferrari  - Comentario, pues   |190.160.165.xxx |2008-05-14 08:01:24
Refrescante a pesar del frío (al menos acá en Viña). Pero de allá seré a partir
de agosto. Buen mes, dicen.
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Proyecto financiado con el aporte de:

Advertisement

Top

Habitar

Por DAVID VILLAGRÁN


Leer más...
 
Aeropuerto y otros poemas

Por ALEXIS CASTILLO

Leer más...
 
El Tarot de la Carretera

Por MANUEL ILLANES

 


Leer más...
 
Matria (Selección)

Por ANTONIO SILVA

la ópera fue ensayada día y noche, una pieza
sentimental para los comensales
una pequeña ventanita de cholguán y visillo
color muerto permite al lector fisgonear –y por
qué no reír de la india travestida de selva lírica.


Leer más...
 

John Ashbery

Traducido por TOMÁS COHEN


Leer más...
 
Fragmentos de "Baa Mithl Beith Mithl Beirut"

Por CLAUDIO GAETE BRIONES

Imane Humaydane-Younes nació en 1956 en Ayn Enoub, pueblo libanés de la montaña drusa. Durante las confrontaciones regionales y luchas interiores que ensangrentaron el Líbano entre 1975 y 1990, ella vio vaciarse su región de una gran parte de sus habitantes. Actualmente vive en Beirut, donde realiza un estudio sociológico sobre los desaparecidos durante la guerra.


Leer más...
 
3 Poemas de André Breton

Por FRANCISCO FALCATO

Leer más...
 
Poemas de "Poèmes en Prose" (1915) de Pierre Reverdy

Por FRANCISCO FALCATO

MÁS LEJOS QUE ALLÁ

En la ventana pequeña, bajo el tejado, mira. Y las líneas de mis ojos y las líneas de los suyos se cruzan. Tendré la ventaja de la altura, se dice a sí misma. Pero enfrente cierran las persianas y la atención incómoda se inmoviliza. Tengo la ventaja de tiendas que mirar. En fin, sería preciso subir o vale más bajar y, brazo con brazo, vámonos fuera donde nadie nos mire.

Leer más...
 

Narrativa

S (s) y la no historia

Por CLAUDIA APABLAZA


Leer más...
 
Para llevar

Por BEGOÑA UGALDE

 


Leer más...
 
Mapas

Por JUAN SANTANDER

 


Leer más...
 
La Fortaleza

Por CARLOS LABBÉ

Invocación

Mal dirigidas, las palabras pueden hacerte más daño que un enemigo o alguien que te desea la muerte.


Leer más...