Skip to content
ENTREVISTA: CRISTIÁN VENEGAS, CHOFER DEL TRANSANTIAGO PDF Imprimir E-Mail

Por CAROLINA MOSSO 

“Aquí en la 103, Dios es mi copiloto”


 Su micro no tiene rosarios colgando ni stickers religiosos. Sin embargo, Venegas dice que en sus casi cuatro meses como chofer de los troncales capitalinos siempre ha sentido que “tiene a alguien a su lado”: que lo llena de paciencia ante la hostilidad de los pasajeros, y lo defiende del ingrato sistema de transporte que a más de cinco millones de chilenos actualmente nos maneja.
                           
Cristián Venegas es casado, tiene dos hijos, vive en Independencia y antes de convertirse el pasado 18 de enero en chofer del Transantiago, fue taxista durante diez años. “En todos esos años una sola vez me asaltaron”, relata y cometan que más peligroso fue el reto s de su señora en la casa que el mismo atraco de los maleantes. “Había sido una mala noche, así que sólo andaba con $1.500. Me robaron eso, un reloj que me había costado cinco lucas y mi argolla de matrimonio...”

Y su señora pensó que era mentira ¿no?... ¡si hay muchos que lo hacen!
(Risas) Así no más fue. Porque también me habían robado una argolla (la muestra) y la encontré debajo del asiento. “¿Y justo no encontraste el anillo de matrimonio, no?”, me dijo bien enojada cuando le conté.  

Cristián es fanático de las carreras de caballos, y cuenta que se guarda al menos $10.000 de su sueldo para ir a apostar. “Generalmente voy al Hipódromo, porque me queda cerca de al casa, a cinco cuadras. Ayer, por ejemplo, fui al Gran Premio Hipódromo Chile y acerté al ganador: Cónsul Romano”, explica orgulloso. También, relata que trabajó mucho tiempo en montaje industrial y como pintor, y que llegó a transformarse en chofer de Alsacia porque un amigo le pasó el dato. “Yo miraba con recelo a los que manejaban las micros amarillas. Encontraba que los choferes eran maleducados, groseros, y que la gente también era bien pasada pa’ la punta. Nunca me imaginé trabajando en esto.. pero aquí estoy. Dicen que la necesidad tiene car’hereje”, recuerda.
Y es que a Venegas, a sus 43 años, no le costó nada entrar al mundo del Transantiago. “Fue más rápido que encontrar cualquier otra pega porque tengo cuatro tipos de licencia, di las pruebas y listo. Incluyendo las pruebas y los exámenes médicos, fueron como dos semanas”, indica. Pero, a pesar de que lleva sólo un par de meses, dice no estar contento: “La verdad es que no estoy muy a gusto, porque es muy estresante esta pega. La gente se cree con el derecho de hacer lo que quiere, hace sonar el timbre a cada rato... pegan el dedo porque quieren bajarse en cualquier parte y eso no es así. Los paraderos están establecidos y la gente no respeta eso: no quiere aprender o no quiere entender simplemente”.

¿Y sigue existiendo tanta hostilidad al sistema, como en los inicios?
“Depende del recorrido, eso influye bastante. Por ejemplo, en este recorrido –el 103- no hay tanta evasión: la mayoría de la gente paga y también respeta los paraderos... aunque siempre hay excepciones. Pero si te hablo de otro recorrido, el 105 por ejemplo, que viene de la José María Caro hacia Renca, ahí la gente se cree con el derecho de simplemente no pagar. Tratan al chofer como quieren y si se les ocurre que uno pare en una esquina que no es paradero y no lo hace, te llenan de garabatos e insultos. De hecho a varios colegas los han golpeado....”.

¿Y siempre ha trabajado en este recorrido?
No, a nosotros nos van cada dos semanas cambiando. Yo ya me sé cerca de ocho recorridos (siempre troncales, y los 100). Esta semana yo, por ejemplo, hice el 105, el 104 que viene de La Florida, y este, el 103.

¿Y cómo es el trato de la empresa? ¿Siente que son mejores las condiciones respecto a las micros amarillas?
En cierta forma yo creo que sí. Por ejemplo, yo no trabajé en las amarillas, pero conversando con colegas ellos me dicen que en las amarillas estaban mejor, porque trabajaban por porcentaje, por boleto, y de repente cuando uno le decía “Jefe, me lleva por gambita”, el chofer accedía porque esos $100 eran para él. Aquí no sucede eso, aunque igual aquí hay gente que me dice “la tarjeta está mala, le pago el pasaje a usted”. Yo no puedo hablar por mis colegas, pero al menos yo no acepto eso y los dejo pasar no más.

 Son las 11 de la mañana de un día domingo bien soleado, y la avenida Pedro de Valdivia se ve despejada. En la micro de Cristián Venegas, apenas van unas veinte personas, y en la esquina de Bilbao se escucha, impaciente, el timbre para bajarse donde no hay paradero. El chofer, con cara de cómplice, me mira para demostrarme lo que antes me decía era cierto: como la señora que pega ahora su dedo al timbre, quebrantando los nervios del pobre Cristián Venegas, deben ser millones. Por eso ahora, me confiesa, ya está buscando otro trabajo.
“Es que no puedo más, así no se puede trabajar.  Llego a soñar con el maldito timbre, y la gente no toma conciencia de que uno también es humano”, explica, acongojado.

¿Y en qué rubro estás buscando pega?

Quiero volver al montaje industrial, ya tengo algo visto. Puede ser en Mejillones o en San Antonio. Ahí se trabaja en el sistema de “20 por 10”, así que igual tendría tiempo para estar con mi familia.

¿Y qué opinan tu mujer y tus hijos de tu trabajo?
A la mujer le da lo mismo en qué uno trabaje, mientras lleve platita para comer y podamos mantener a la familia. Mis hijos, el Isaac de 5 y la Génesis de 9, están felices. Siempre se quieren subir a la máquina y les llama la atención lo grande que es.

Conforme vamos avanzando hacia Departamental, la micro se va llenando. El sonido de las tarjetas Bip y el timbre de bajada ya se hacen monótonos, entre el ruido del motor cuando Cristián acelera. Su horario de trabajo es de 8:45 a 17:00, aproximadamente, aunque aclara que siempre hay imprevistos y ese horario pocas veces se cumple.

“El viernes pasado, por ejemplo, quedé en panne. Venía en el 105, a las 7 de la mañana, iba por el paso sobrenivel, pasado Lo Valledor, y de repente la máquina no me avanzaba a más de 20 km/hr. La micro iba repleta, 170 personas más o menos, y les tuve que decir que se bajaran porque había una falla en la máquina. Ni le cuento la sartalá de cosas que me gritaban pero ¿qué le iba a hacer? ¡Si soy chofer, no mecánico!, les decía. Y llevé la máquina al depósito. Se subió el mecánico, la revisaron y al final no era nada terrible, era la suspensión. Es un botón que hay que apretar cuando una pasa por lomos de toro, para que la máquina suba y no choque, y seguramente, como la micro iba tan llena, pasó a apretar la tecla. Pero me llevé puros retos gratis. ¡Anduve feliz todo el día!”, ironiza.

Cristián tiene la tez morena y no es muy alto. Viste, de punta en blanco, su uniforme de Alsacia y sonríe, amable a los pasajeros.

Contabas que te vas a ir de este trabajo ¿volverías alguna vez?
En tres o cuatro años más, si cambia el sistema, a lo mejor. No lo podría asegurar. La vida tiene muchas vueltas y uno no sabe dónde puede llegar. Yo era uno de los que blafesmaba contra los taxistas y al final, me compré un auto y estuve taxeando 10 años.

Y así como una vez te asaltaron en el taxi, ¿no te da susto que te pase algo en la micro? A varios choferes les han pegado o agredido...
Es que yo soy muy creyente, y sé que siempre tengo a alguien al lado.

¿Algo así como: “Dios es mi copiloto?
Sí, aquí en la 103 Dios es mi copiloto.


Carolina Mosso
Acerca del Autor:

CAROLINA MOSSO
Carolina Mosso (25 años) es periodista de la Universidad Católica. Estudió Bachillerato en Cs. Sociales y Humanidades y realizó también un Minor en Filosofía en la misma casa de estudios. Actualmente trabaja en Un Techo para Chile y colabora con distintos medios de comunicación escritos, entre ellos Plagio, donde ya lleva dos años.

Leer Más >>
Comentarios
Buscar
Belen Diaz  - ayudenme plis :)   |190.82.183.xxx |2009-05-05 18:21:04
Holaa.. quisiera que me ayudaran a hacer mi trabajo de tecnologia
respondiendome las siguientes preguntas: cual es el horario de trabajo
de los choferes de micro? como se financia el transporte publico en chile?
eso seria.. por favor respondan pronto! gracias :3
luis  - transvalpo   |200.1.20.xxx |2008-06-06 16:47:03
hola.
soy estudiante uiversitario, queria que una vez que sea no siempre
se trate de el transporte de santiago, hay muchos sistemas de tramsportes en
otras ciudades que estan funcionando mal como es la de la quinta region, yo
creo que de una vez por toda desentralicemos santiago, en esta region la
lisitacion no sirvio de mucho y el trato de los mismos CHOFERES hacia las
personas es asqueroso, que pasa con eso?.
Siempre se victimzan a los
choferes a los choferes cuando les ocurre algun accidente o robo, pero que pasa
con ellos cuando su trato hacia las personas es repugnantes en especial cuando
se trata de estdudiantes o a caso ni un chofer es padre?
Que pasa
tambien con los pasajes? en santiago los estudiantes se movilizan por completo
con 130 pesos aca movilizarce como local es de 140 que rige solo dentro de viña
o valpso, pero cuando uno se moviliza de una de estas dos partes a quilpue,
villa ...
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Proyecto financiado con el aporte de:

Advertisement

Top

Habitar

Por DAVID VILLAGRÁN


Leer más...
 
Aeropuerto y otros poemas

Por ALEXIS CASTILLO

Leer más...
 
El Tarot de la Carretera

Por MANUEL ILLANES

 


Leer más...
 
Matria (Selección)

Por ANTONIO SILVA

la ópera fue ensayada día y noche, una pieza
sentimental para los comensales
una pequeña ventanita de cholguán y visillo
color muerto permite al lector fisgonear –y por
qué no reír de la india travestida de selva lírica.


Leer más...
 

John Ashbery

Traducido por TOMÁS COHEN


Leer más...
 
Fragmentos de "Baa Mithl Beith Mithl Beirut"

Por CLAUDIO GAETE BRIONES

Imane Humaydane-Younes nació en 1956 en Ayn Enoub, pueblo libanés de la montaña drusa. Durante las confrontaciones regionales y luchas interiores que ensangrentaron el Líbano entre 1975 y 1990, ella vio vaciarse su región de una gran parte de sus habitantes. Actualmente vive en Beirut, donde realiza un estudio sociológico sobre los desaparecidos durante la guerra.


Leer más...
 
3 Poemas de André Breton

Por FRANCISCO FALCATO

Leer más...
 
Poemas de "Poèmes en Prose" (1915) de Pierre Reverdy

Por FRANCISCO FALCATO

MÁS LEJOS QUE ALLÁ

En la ventana pequeña, bajo el tejado, mira. Y las líneas de mis ojos y las líneas de los suyos se cruzan. Tendré la ventaja de la altura, se dice a sí misma. Pero enfrente cierran las persianas y la atención incómoda se inmoviliza. Tengo la ventaja de tiendas que mirar. En fin, sería preciso subir o vale más bajar y, brazo con brazo, vámonos fuera donde nadie nos mire.

Leer más...
 

Narrativa

S (s) y la no historia

Por CLAUDIA APABLAZA


Leer más...
 
Para llevar

Por BEGOÑA UGALDE

 


Leer más...
 
Mapas

Por JUAN SANTANDER

 


Leer más...
 
La Fortaleza

Por CARLOS LABBÉ

Invocación

Mal dirigidas, las palabras pueden hacerte más daño que un enemigo o alguien que te desea la muerte.


Leer más...