Skip to content
In Rock We Trust PDF Imprimir E-Mail

Por JAVIER SANFELIÚ

¿Qué diablos es el rock?¿Por qué emerge con una energía misteriosa, casi mística, arrebatadora? ¿de dónde viene esa energía que llena estadios y genera militancias enormes, ejercitos de seguidores? ¿Qué encarna el rock? Al parecer son una suerte de bardos, los músicos que entonan himnos antes de la batalla. Esta batalla de estar de pie sobre la tierra.



 Lo cierto es que la liturgia que es ir a recitales tiene momentos conmovedores. Esa sensación que te agobia cuando se apaga el estadio y el juego de luces anuncia que subirán los héroes sobre el escenario. Semidioses que exudan hormonas y algo más grande: carisma. Gente que viene a cantar lo suyo, aquello en lo que creen, aquello que quieren acompañar con guitarras, en general sueños y visiones, pequeños relatos que adquieren una fuerza volcánica cuando cantan a coro miles de admiradores. La religión de los sin religión. Quizás por eso Jorge González dijo que ser estrella de rock era demasiado católico para su gusto y por eso incursionó en la electrónica que era algo así como la desintegración del ego. Puede ser. Puede ser. Pero preferimos la homilía al vacío. Por muy ateos, preferimos la acción y reacción. Creer en algo aunque no sepamos bien qué.

Entonces hay que recurrir a las letras, buscar las claves, piensa uno. Sobre rock debe haber mucho escrito. Arriba del velador tengo al Mesías del rock contándome su búsqueda: las crónicas de Dylan. También hace un tiempo leí Rollin Thunder, el relato que Sam Shepard hace de un viaje casi místico del mismo Bob en el 75 a través de Estados Unidos. Y si bien Dylan y Shepard en ambos libros se esfuerzan al máximo intentando ser claros, el misterio persiste. El rock pareciera ser la encarnación más profunda de la pulsión de vida. El alarido del ser vivo que espera una respuesta. El aullido del lobo en el bosque en noche de luna.  Una reacción de la vida ante ella misma. Quizás por eso las mujeres llegan a chillar cuando una estrella de rock se retuerce en el escenario. Quizás por eso los hombres morimos con una chica con guitarra. Son el sexo mismo en su máxima expresión. Quizás por eso algunos tuvimos visiones cuando Dylan tocó en Chile. Quizás estábamos viendo la encarnación de Buda. Quizás y por qué no mejor Sí. Era El Hombre de los sin religión y también de los con. El enviado. Moisés que en vez de tablas traía sus discos bajo el brazo. ¿Cómo Benedicto XVI prohibe el rock? Por la cresta que tienen malos asesores en el Vaticano.  Nadie puede prohibir la pulsión de vida porque la vida busca a la vida. Y la vida ama a quien la ama. La vida es rock en su estado más puro. Elixir de guitarras para hacerte inmortal. Un antioxidante en formato disco.

Joseph Campbell escribió alguna vez: “¿Qué hacíamos de niños que creaba intemporalidad, que nos hacía olvidar el tiempo? Ahí está el mito por el cual vivir.” Entonces el rock es la fuente de la juventud, el vehículo del mito que nos arrebata. Y aquello que nos hace olvidar el tiempo, a su vez genera una cierta inmortalidad. Entonces el rock podría ser la respuesta insolente a la misma muerte. Porque el rock la desafía violentamente en cada estrofa. Es la versión sonora de las pinturas rupestres, ese aquí estuve y esto y esto otro me emocionó y merece permanecer. Es la juventud negándose a su inevitable y lenta muerte. Y quizás por eso los Stones siguen pareciendo unos pendejos. Porque no se dejaron entregar a aquello que pareciera ser madurar, ese deber ser que exige la sociedad y que te va matando por la falta de sueños, juegos. Porque el rock tiene eso de sinvergüenza que tienen los niños. Eso de andar en pelota en asados familiares es una actitud rockera que algunos no pierden jamás, aunque la mayoría se deje gobernar por excesos de modales y razón.

Quizás eso es el rock y quizás no. Quizás el rock es simplemente rock, una tendencia musical proveniente de donde todos sabemos. Pero esa posibilidad me parece impensable cada vez que pongo un disco de Led Zeppelín. Cuando escucho U2 cantando Wire. Cuando me sorprende Eddie Veeder con Go. Cuando emerge una banda nueva y vuelve a poner en los oídos del mundo esa sensación que te hace sentir infante otra vez. A veces me emociona escuchar a The Clash porque exudan libertad. Envidio a Mick Jagger, a Bono, a Robert Plant, a Jim Morrison, al mismísimo Elvis. Porque todos queremos que las mujeres sean capaces de saltarse a guardias sólo para darnos un beso y desmayarse. Todos queremos pararnos sobre un escenario y decirle al mundo insultos, declaraciones de amor, cochinadas al oído, propuestas de mundo, incitación a pensar en revoluciones.  Sociales y hormonales. Pasionales, viscerales. Eso y más parece ser el rock.

Mejor dejémonos de idioteces.  El rock hace olvidar el exceso de sentido cartesiano de esta sociedad y nos ubica de nuevo en la pelvis, nos destapa el chacra del sexo, nos libera de los pudores y nos invita a ser los que fuimos y que nunca debimos dejar de ser. Nos levanta del asiento donde engorda el trasero. Nos repasa el milagro de respirar con el pulso del corazón que hace el amor, que corre detrás de la miserable realidad de que vivimos y morimos. Y por eso qué importa contestar qué es el rock si lo importante es dejarse atrapar. ¿Tenemos que explicarlo todo? A mí no me interesa entender el corazón de la sandía. Me interesa comerlo, chorrearme con ella, desafiar a las pepas y tragarlas sin miedo a que nos crezcan sandías en el estómago.  Puro rock.

Para terminar, exageremos más aún: el rock es la solución a todos los problemas del mundo. El rock es el catalizador de violencia. La ida a la batalla sin más armas que el mismo rock. Nuestra Excalibur. Y claro que el rock supera al fútbol. Detrás del rock está la mejor cara de Dios, el sexo del universo. El rock destroza a la literatura cuando la literatura carece de rock.  El rock es el rock y punto. In rock we trust.

 

imagen de Heisuke Kitazawa, en http://www.threadless.com/?streetteam=youthedesigner 


Javier Sanfeliú
Acerca del Autor:

JAVIER SANFELIÚ
Publicista. Nació en Viña del Mar y se transplantó a Santiago en 1988. Redactor creativo Radio Concierto 1995 y 1996, Rock & Pop 1997 a 2000, FMDOS 1999 a 2000. Director de Radio Concierto -la Radio de Hoy, 2000 al 2005. Director Radio Futuro -Te está faltando Rock, 2005 al 2007. Director Radio Zero, 2007 a 2008 y asesor Radio Play FM. Creativo a cargo de las campañas de las películas Play de Alicia Scherson, La Sagrada Familia de Sebastián Lelio, Radio Corazón la Película de Roberto Artiagoitia, Mirageman de Ernesto Díaz y 199 recetas para ser feliz de Andrés Waissbluth. Además, es integrante del comité editorial de Rolling Stone Chile. Hoy, independiente feliz y expectante.

Leer Más >>
Comentarios
Buscar
arely  - el rock   |189.175.32.xxx |2008-10-28 15:54:46
eso es el rock ii no xq t gusta el rock eres d otro mundo eres =como todos
roberto  - me falta rock   |200.83.206.xxx |2008-06-26 12:56:50
es difícil mantener el beat del rock cuando la vida te va aplastando con
obligaciones y te das cuenta que no serás el que querías ser, ese rockero que
dice lo que quiere con desparpajo. Pero también es cierto que una sociedad
carente de esa virtud es una sociedad que envejece y que jamás propondrá no un
cambio, sino simplemente una idea. Y eso sí que podríamos llamarlo rock.
A
veces me falta rock. Pero cuando lo recuerdo me doy cuenta de no todo está
perdido.
Saludos y gracias por tus palabras. Son entusiastas, hay vida.
nora  - conmovedor   |200.83.206.xxx |2008-06-22 20:59:50
eso es el rock! ni más ni menos!
nacho   |200.104.163.xxx |2008-06-22 10:51:18
"Esta batalla de estar de pie sobre la tierra".

TODA LA RAZON, MUY
PERO MUY BUENO.
FELICITACIONES.
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Proyecto financiado con el aporte de:

Advertisement

Top

Habitar

Por DAVID VILLAGRÁN


Leer más...
 
Aeropuerto y otros poemas

Por ALEXIS CASTILLO

Leer más...
 
El Tarot de la Carretera

Por MANUEL ILLANES

 


Leer más...
 
Matria (Selección)

Por ANTONIO SILVA

la ópera fue ensayada día y noche, una pieza
sentimental para los comensales
una pequeña ventanita de cholguán y visillo
color muerto permite al lector fisgonear –y por
qué no reír de la india travestida de selva lírica.


Leer más...
 

John Ashbery

Traducido por TOMÁS COHEN


Leer más...
 
Fragmentos de "Baa Mithl Beith Mithl Beirut"

Por CLAUDIO GAETE BRIONES

Imane Humaydane-Younes nació en 1956 en Ayn Enoub, pueblo libanés de la montaña drusa. Durante las confrontaciones regionales y luchas interiores que ensangrentaron el Líbano entre 1975 y 1990, ella vio vaciarse su región de una gran parte de sus habitantes. Actualmente vive en Beirut, donde realiza un estudio sociológico sobre los desaparecidos durante la guerra.


Leer más...
 
3 Poemas de André Breton

Por FRANCISCO FALCATO

Leer más...
 
Poemas de "Poèmes en Prose" (1915) de Pierre Reverdy

Por FRANCISCO FALCATO

MÁS LEJOS QUE ALLÁ

En la ventana pequeña, bajo el tejado, mira. Y las líneas de mis ojos y las líneas de los suyos se cruzan. Tendré la ventaja de la altura, se dice a sí misma. Pero enfrente cierran las persianas y la atención incómoda se inmoviliza. Tengo la ventaja de tiendas que mirar. En fin, sería preciso subir o vale más bajar y, brazo con brazo, vámonos fuera donde nadie nos mire.

Leer más...
 

Narrativa

S (s) y la no historia

Por CLAUDIA APABLAZA


Leer más...
 
Para llevar

Por BEGOÑA UGALDE

 


Leer más...
 
Mapas

Por JUAN SANTANDER

 


Leer más...
 
La Fortaleza

Por CARLOS LABBÉ

Invocación

Mal dirigidas, las palabras pueden hacerte más daño que un enemigo o alguien que te desea la muerte.


Leer más...