Skip to content
RESEÑAS: Tinta, libros y Rocanrol PDF Imprimir E-Mail

Por JOSÉ IGNACIO SILVA 

Quizás el ejemplo más célebre de la unión entre literatura y música está en Alta Fidelidad, obra del escritor inglés Nick Hornby (1957), y que desde hace no mucho está en los anaqueles nacionales, de la mano de Anagrama.


 Pero ya antes esta historia se instaló en el inconsciente colectivo, por el filme homónimo, dirigido por Stephen Frears y protagonizado por John Cusack y Jack Black, que adaptó y americanizó el relato que en el libro transcurre en Londres. La versión del celuloide atrapó a cinéfilos musicólogos, que la tienen como película de culto y a Nick Hornby como un referente de aquellos que han sabido armar el soundtrack de la propia existencia. Nota aparte, el cine y Hornby se llevan muy bien, pues otra de sus obras, About a Boy fue también llevada a la pantalla grande, con singular éxito.

La novela de Hornby cuenta la historia de Rob Fleming, dueño de una inestable tienda de discos londinense, que media la treintena y se encuentra devastado porque su novia Laura lo ha abandonado. Estos son los antecedentes que Hornby traza desde un principio, para dejar correr una narración rápida, sabrosa, que se va desarrollando a medida que Rob inventa con Dick y Barry, empleados de la tienda, infinitas listas “top five” y esbozan toda una compleja ética de cómo realizar las mejores compilaciones de canciones.  Entre las listas de “los mejores cinco” Rob Fleming compone un escalafón de los mejores quiebres de relaciones, de las cuales aquella con Laura hace que Rob siente cabeza, le baje la cortina a una adolescencia trasnochada y poco comprometida, y además retome una abandonada carrera de pinchadiscos. Un relato animado, que con singular sugestión va esbozando no sólo infinitos ránkings musicales, sino también delinea inadvertidamente un retrato del Londres actual, bullicioso y palpitante.

 La poesía chilena tiene rock, señores, y la telonera se llama Malú Urriola (1967), quien con su primer poemario Piedras Rodantes (Rolling Stones en castellano), escrito a sus entonces cortos 21 años, entrega una poesía potente, donde la voz tiene un dejo de superstar, pero de uno abandonado al destino, postergado y consumido sin piedad en una precariedad terriblemente honesta, horrenda, pero ineludible. Estas piedras rodantes distan harto de aquellas que no crían musgo, pero que van maullando (son gatos estas piedras) el triste roncanrol de su existencia. “Lo estropearon todo, baby/ y te bailas un rock de malas ganas/ porque ellos quieren verte/ reventar de noche/ ebria/ sin hablar con nadie (…) trágate esa vaga sensación de techos/ despoblados, pendeja/ y ve a emborracharte hasta que revientes/ con tus amigos oligofrénicos/ a quién le importa/ que el último gato gris se aleje/ en medio de los cachureos del techo/ y que a lo lejos Bob Dylan gima/ “like a rolling stone”. Este poema es un botón de muestra de estos descarnados escritos, poesía inauguradora de una época de la poesía chilena, y a la vez un correlato de un período histórico donde la cultura era necesariamente underground (recordemos que a la sazón “la alegría ya venía”). Malú Urriola configura en Piedras Rodantes un grito, un alarido, de una era de opresión política y de postergación femenina. Un libro esencial para entender una época, de las más oscuras de la historia criolla.

 Música y literatura confluyen en la multifacética artista estadounidense Patti Smith (1946). Anagrama ha puesto en el mercado hispanoparlante Babel, una recopilación (aparecida en inglés en 1978) de poemas, fragmentos sueltos, fotografías, dibujos y letras de canciones de la llamada “madrina del punk”. El poder de sus letras, auténtica e irrebatible poesía, le valió a Smith la comparación con Bob Dylan, Lou Reed o Leonard Cohen, además del mote de “chamán del rock”. Pero más allá del anecdótico parangón, la poesía, a medio camino entre lo beat y lo punk, que se puede leer en Babel, deja a flor de piel a una artista tremendamente despierta y lúcida, hiperestésica como Rimbaud, observadora como Baudelaire y ardiente y total, como la poesía en estado puro a lo Blake o Lautréamont.

Este libro reúne la poesía de la mejor Patti Smith, esa que en los años setenta opuso férrea resistencia a una sociedad que maquillaba su malestar en la festiva música disco. Puesta en su contexto (los setenta en EE.UU.) las letras de Smith cobran aún más fuerza, pero aún con el paso del tiempo, Smith ha logrado influir a Morrissey o Michael Stipe, de REM, sólo algunos de quienes han sido atrapados por el fluir de la conciencia de Patti Smith, que bajo la superficie de sexo, drogas y rocanrol, deja ver una sensibilidad romántica, tenue y honesta.

 Ray Loriga (1967) cayó como un estridente solo de guitarra en medio de la muchas veces tradicionalista y casta literatura española. Este díscolo escritor hispano se consagró en la península en 1992, con su novela Lo peor de todo, que lo alzó como una suerte de prima donna de la Generación  X (modelo 70’s, post baby boom) en Europa. Pocos años después incursionó en el cine, llegando incluso a colaborar con Almodóvar en el guión de Carne trémula.

En 1993 Loriga escribió Héroes, donde la historia cuenta la vida de un adolescente que vive una existencia donde lo único que sucede es que el tiempo corre, sin mayor sentido, y que un buen día se encierra en su habitación, con su soundtrack vivencial por toda compañía. Loriga se interna en el mundo underground donde otros ya se internaron con interesantes resultados, es decir, en el mundo “sexo, drogas y reventón eterno”, empleando un ejercicio también ya hecho, como recoger una forma de vida beatnik pero en un momento en que ya pasaron los 60, 70 y 80, es decir hippies, yuppies y toda suerte de rockeros que marcaron sus respectivas épocas, desde Dylan, Jagger, pasando por Bowie, los Sex Pistols, el Grunge, y todo lo que quepa en medio. Con todo, Loriga logra una prosa áspera en la superficie, descompaginada y desprolija a ratos, pero que destella momentos de lirismo, con zafiros en el barro, a la manera de Eliot, un lirismo que estriba en la búsqueda, por sobre sensaciones y carretes, de un momento de amor simple y genuino, por parte del protagonista, mientras repasa las canciones de su vida, que pareciera no ir a ningún sitio, tal como un moderno Holden Caulfield, un adolescente eterno, ¿no es eso acaso un rockstar?


José Ignacio Silva
Acerca del Autor:
JOSÉ IGNACIO SILVA ANGUITA nació en Santiago en 1980.
Periodista, crítico literario y poeta. Poemas suyos aparecieron en la antología Voces Germinales (RIL, 2003) junto con otros poetas y narradores de la Escuela de Literatura Creativa de la Universidad Diego Portales, entidad en la cual cursó la carrera de Literatura Creativa.
También ha publicado poemas en diversos sitios de Internet, y en el libro “Polutas Palabras” (Autoedición, 2007). Artículos suyos han sido publicados en los suplementos Artes y Letras y Revista de Libros del diario El Mercurio, y en el portal Crítica.cl. Se ha desempeñado como articulista y crítico literario de las revistas Grifo, Plan B, El Periodista y Plagio, publicación electrónica de la cual fue editor periodístico.
Leer Más >>
Comentarios
Buscar
sergio  - lyrics & machina   |190.21.77.xxx |2008-06-30 09:21:11
buena, pero faltan lyrics & machina, una vez escribí un artículo acerca del rock
en la poesía chilena, en revista de libros...
la biografía de Patti Smith es
de Victor Bockris, bien buena
faltan muchos libros, partiendo por el
subvalorado e incomprendido tarántula o la literatura desplegada por dylan en
sus liner notes de sus discos...
leonard cohen es otro ausente que habría sido
interesante mencionar, así como la novela de nick cave "and the ass saw the
angel", etc.
Antonio Díaz Oliva  - P. Smith   |201.215.31.xxx |2008-06-23 20:50:06
Bien por Patti Smith. En Chile se le conoce poco. De hecho: que no haya venido
el 2006 es culpa de eso. Recomiendo la biografía no autorizada, la venden en TxT
a 3 lucas. Aunque, de seguro, ya no quedan ejemplares.

saludos
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Proyecto financiado con el aporte de:

Advertisement

Top

Habitar

Por DAVID VILLAGRÁN


Leer más...
 
Aeropuerto y otros poemas

Por ALEXIS CASTILLO

Leer más...
 
El Tarot de la Carretera

Por MANUEL ILLANES

 


Leer más...
 
Matria (Selección)

Por ANTONIO SILVA

la ópera fue ensayada día y noche, una pieza
sentimental para los comensales
una pequeña ventanita de cholguán y visillo
color muerto permite al lector fisgonear –y por
qué no reír de la india travestida de selva lírica.


Leer más...
 

John Ashbery

Traducido por TOMÁS COHEN


Leer más...
 
Fragmentos de "Baa Mithl Beith Mithl Beirut"

Por CLAUDIO GAETE BRIONES

Imane Humaydane-Younes nació en 1956 en Ayn Enoub, pueblo libanés de la montaña drusa. Durante las confrontaciones regionales y luchas interiores que ensangrentaron el Líbano entre 1975 y 1990, ella vio vaciarse su región de una gran parte de sus habitantes. Actualmente vive en Beirut, donde realiza un estudio sociológico sobre los desaparecidos durante la guerra.


Leer más...
 
3 Poemas de André Breton

Por FRANCISCO FALCATO

Leer más...
 
Poemas de "Poèmes en Prose" (1915) de Pierre Reverdy

Por FRANCISCO FALCATO

MÁS LEJOS QUE ALLÁ

En la ventana pequeña, bajo el tejado, mira. Y las líneas de mis ojos y las líneas de los suyos se cruzan. Tendré la ventaja de la altura, se dice a sí misma. Pero enfrente cierran las persianas y la atención incómoda se inmoviliza. Tengo la ventaja de tiendas que mirar. En fin, sería preciso subir o vale más bajar y, brazo con brazo, vámonos fuera donde nadie nos mire.

Leer más...
 

Narrativa

S (s) y la no historia

Por CLAUDIA APABLAZA


Leer más...
 
Para llevar

Por BEGOÑA UGALDE

 


Leer más...
 
Mapas

Por JUAN SANTANDER

 


Leer más...
 
La Fortaleza

Por CARLOS LABBÉ

Invocación

Mal dirigidas, las palabras pueden hacerte más daño que un enemigo o alguien que te desea la muerte.


Leer más...