Skip to content
Alta fidelidad PDF Imprimir E-Mail

Por J.C. RAMÍREZ FIGUEROA

La insportable mafia coleccionista y autodenominada "melómana" se terminó con internet. Para defenderse, la última generación "indie de disquerías" asegura que el rock ya no es el mismo desde que se dejaron de escuchar los discos completos. ¿Pero no será culpa de ellos, que más que escuchar música se termine viendo la ropa o leyendo las biografías de las bandas? ¿No será que el rock estaba muerto antes que nacieran?


Internet no sólo ha acabado con la "industria discográfica" -y potenciado los carísimos espectáculos en vivo-, sino también ha desarticulado a la intelligentsia coleccionista y  "melómana" de audífonos gigantes. Estos fulanos, encerrados en su enciclopedismo y pasión fetichista, gozaron y se proyectaron, cuando el odioso Jack Black se niega a venderle discos a su desconcertado cliente en "High Fidelity" (2000). Pero, precisamente mientras se popularizaba esa película, el mundo se volvió wi-fi y ahora, cualquier quinceañero despierto (no diremos que sobran, pero hay) puede despertar y ver que su computador acaba de descargar las discografías básicas que los "melómanos" tardaron décadas en completar. Esto no es novedad, claro. Pero es sorprendente que los "fanáticos de la música" desde el cuarentón amante de Pink Floyd hasta el veinteañero convertido al indie de Pitchforkmedia, para defenderse, digan que "ahora nadie escucha discos" o "estos pendejos qué se creen", respectivamente.

 Lo curioso es que Nick Hornby, el autor del libro en que se basó la cinta, es escandalosamente pop, chistoso y siempre dispuesto a trazar links entre oscuros singles de la Stax, rock clásico y post-punk de fines de los setentas. Como si el rock, como concepto "rebelde" fuese un item superado en la sabrosa historia de la música pop. Un ejercicio típicamente inglés que se puede rastrear en los foros del Guardian, los columnistas de la NME o autores más doctos como Simon Reynolds. La notable capacidad no solo de esquivar la devaluación constante del hit, sino de establecer conexiones entre géneros, como si se estuviera jugando. El problema es que lo que para "Alta Fidelidad" era una burla a los infelices coleccionistas, acá fue tomada como ejemplo digno de imitar.

El abismo entre la educación musical en las elitistas disquerías del Providencia noventero y el googleo, es irreconciliable. De hecho, esta última generación "melómana" aun intenta validarse citando a Sonic Youth. En cambio, con internet y alguna recomendación de amigos del chat, es posible dar con los neozelandses The Clean -muy populares en Oceanía-, quienes trabajaron y resolvieron el dilema entre ruidismo y canciòn pop en ¡1979! y a quienes los autores de "Evol" les deben más que unos agradecimientos.

Los últimos tentáculos de la moral "coleccionista" llegan hasta ciertos articulos, reportajes y posteos, donde intentan enternecedoramente imponer ciertos patrones. Por ejemplo en la utilitaria revalorización del folclore, especialmente Violeta Parra (le llaman "folk" y la visión de la compositora se nota demasiado "recien aprendida"). O el exagerado entusiasmo con bandas amigas que vampirizan un rock a lo Stooges o MC5 con algo de blues sin agregar nada nuevo. Y una seriedad enfermiza que contradice la supuesta vocación pop, al valorar de sobremanera cada "fenómeno" de myspace bien vestido por sobre la capacidad de hacer canciones emocionantes, al hueso y que se te repitan todo el día.

Este casorio de moda & diseño con la música pop (al otro lado estaría el metal caricaturesco y en medio, el mainstream) es la característica principal de los herederos de los sabihondos "melómanos" noventeros. Una matriz donde el juego de ligar a Phil Spector con el Pet Sounds y de ahí con el power pop, o cierto hits de la nueva ola con un disco de Los Jockers y de ahi al último disco del Ángel Parra trío, parece una reverenda tontería. Afortunadamente, al aumentar la información y los discos disponibles, el mito del rock como música "rebelde" o The Smiths como banda salida por generación espontánea se acaba. Y de ahí entramos a otro nivel de discusión: la disolución del rock en la música popular contemporánea y el fin de la cómoda posición de la mafia coleccionista y melómana, ante una nueva generación más adiestrada en singles o discografías. Recién ahí empieza lo bueno.


J.C. Ramírez Figueroa
Acerca del Autor:
J.C. RAMÍREZ
J.C. Ramírez Figueroa (28 años) es periodista de rock, cine, literatura y sociedad. Escribe en Emol, La Nación y La Mano (Buenos Aires). Aterrizó en Santiago desde Talcahuano hace tres años, logrando una rápida transición desde reportajes "pop" a inteligentes crónicas sobre personajes, temas y lugares olvidado entre tanto comunicado de prensa o googleismo. Le gusta revolver libros, el cine por la noche, coleccionar singles, tomar café expreso con su novia y tocar una guitarra modelo Les Paul conectada a un Marshall. http://archivosderamirez-figueroa.blogspot.com
Leer Más >>
Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Proyecto financiado con el aporte de:

Advertisement

Top

Habitar

Por DAVID VILLAGRÁN


Leer más...
 
Aeropuerto y otros poemas

Por ALEXIS CASTILLO

Leer más...
 
El Tarot de la Carretera

Por MANUEL ILLANES

 


Leer más...
 
Matria (Selección)

Por ANTONIO SILVA

la ópera fue ensayada día y noche, una pieza
sentimental para los comensales
una pequeña ventanita de cholguán y visillo
color muerto permite al lector fisgonear –y por
qué no reír de la india travestida de selva lírica.


Leer más...
 

John Ashbery

Traducido por TOMÁS COHEN


Leer más...
 
Fragmentos de "Baa Mithl Beith Mithl Beirut"

Por CLAUDIO GAETE BRIONES

Imane Humaydane-Younes nació en 1956 en Ayn Enoub, pueblo libanés de la montaña drusa. Durante las confrontaciones regionales y luchas interiores que ensangrentaron el Líbano entre 1975 y 1990, ella vio vaciarse su región de una gran parte de sus habitantes. Actualmente vive en Beirut, donde realiza un estudio sociológico sobre los desaparecidos durante la guerra.


Leer más...
 
3 Poemas de André Breton

Por FRANCISCO FALCATO

Leer más...
 
Poemas de "Počmes en Prose" (1915) de Pierre Reverdy

Por FRANCISCO FALCATO

MÁS LEJOS QUE ALLÁ

En la ventana pequeña, bajo el tejado, mira. Y las líneas de mis ojos y las líneas de los suyos se cruzan. Tendré la ventaja de la altura, se dice a sí misma. Pero enfrente cierran las persianas y la atención incómoda se inmoviliza. Tengo la ventaja de tiendas que mirar. En fin, sería preciso subir o vale más bajar y, brazo con brazo, vámonos fuera donde nadie nos mire.

Leer más...
 

Narrativa

S (s) y la no historia

Por CLAUDIA APABLAZA


Leer más...
 
Para llevar

Por BEGOÑA UGALDE

 


Leer más...
 
Mapas

Por JUAN SANTANDER

 


Leer más...
 
La Fortaleza

Por CARLOS LABBÉ

Invocación

Mal dirigidas, las palabras pueden hacerte más daño que un enemigo o alguien que te desea la muerte.


Leer más...