Skip to content
La belleza como droga PDF Imprimir E-Mail

Por GONZALO LEÓN

El diccionario filosófico de mi amigo no consigna el término belleza, aunque sí lo bello, cuya definición planteada por Kant comparto a continuación: “Lo que causa en ciertos hombres emociones sui generis llamadas emociones estéticas”.

 Esta definición podría complementarse con una entregada por Flaubert cuando tenía veintitrés años: “Se diría que estamos hechos para soportar sólo cierta dosis de belleza, un poco más nos fatiga”. Uno podría seguir interminablemente entregando definiciones de otros autores, pero a eso se dedica la estética, el estudio sistemático de la belleza. Por el momento creo que es prudente detenerse en lo dicho por Flaubert, porque su sentencia implica que cada uno de nosotros puede aspirar a una determinada cantidad de belleza. En otras palabras, la vida no es bella, porque si así lo fuera, no seríamos capaces de apreciar los momentos bellos, aquéllos que generan esas emociones estéticas cuando, por ejemplo, un hijo no nace o cuando una madre muere.

Debo decir que he vivido los dos momentos anteriores con variada intensidad. Hace dos años la chica con la que vivía perdió el hijo que ambos esperábamos. Al leer esto muchos ya deben estar alegando qué podría tener de bello la muerte de un hijo en gestación, a lo que yo respondo la tristeza y la desilusión de los padres. Eso para mí fue bello, único o, como dicen en el ambiente del teatro, verdad. Desde este punto de vista vale la pena la aclaración de que cuando hablo de belleza no me refiero a una mina rica. Para eso hay otros calificativos que van desde atractivo, pasando por el nunca bien ponderado depende de las piscolas que me haya tomado y llegando hasta lo hermoso.

Podría contar también la reciente muerte de mi madre, pero considero que no corresponde, porque reparo en lo dicho por Flaubert e imagino una vida llena de muertes de hijos, madres, abuelos, hermanos, tíos, amigos y primos. Eso ya no sería belleza, sino una catástrofe, una Apocalipsis o simple “mala cueva”. Doy ejemplos de muerte y no de vida para diferenciar lo bello de lo bonito. Aunque el mismo Apocalipsis se produciría si todas las tardes fueran una perfecta puesta de sol, mirando el mar, tomados de la mano con la mujer u hombre amado, corriendo vaporosamente por una costanera. Si eso pasara, destruiríamos las puestas de sol y las mujeres u hombres amados y dejaríamos las costaneras solitarias, abandonadas a su suerte. O dicho de otra manera, esos momentos no significarían nada, porque estarían en el dominio de lo esperable, y la belleza siempre es un gran salto en el electrocardiograma.

Cuando algo deja de significar pasa a aburrirnos. Precisamente a eso se refería Flaubert con “un poco más nos fatiga”. La belleza es como una droga que nos puede matar, y esta muerte se llama aburrimiento. En otras palabras, el aburrimiento pone fin a los momentos de belleza y hay que combatirlo con la mayor astucia, como sugiere Peter Brook en su ensayo “La puerta abierta”, para convertirlo finalmente en “nuestro mejor aliado”. La parca como Pepegrillo sería aquí la imagen adecuada.

Por otro lado, he escuchado a muchos poetas decir que trabajan con la belleza, pero a ninguno que su mejor aliado es el aburrimiento. Es más, cuando uno esboza esta no-emoción, el poeta dice algo obvio: “Lo que pasa es que tú no eres poeta”. Como si para sentir una emoción o una no-emoción estética hubiera que ser poeta. La belleza y el aburrimiento son tan democráticos que nos atraviesan a todos, poetas o no, ricos y pobres, flaites y pokemones, mapuches y gays. Aunque, por cierto, existe una belleza pobre, una belleza flaite y una belleza americana.

¿Se imaginan lo que sucedería si todos los yanquis pasaran efectivamente drogándose todo el día? Lo más probable sería que los yonquis murieran producto de una sobredosis, y la imagen visual o poética muriera con ellos en todo el mundo. Y eso sí que sería aburrido.

 


Gonzalo León
Acerca del Autor:
GONZALO LEÓN
Gonzalo León (Valparaíso, 1968) es escritor y periodista. Ha publicado "orden y paria" (2001), "pornografíapura" (2004), "punga" (2006) y "pendejo" (2007), todos por libros la Calabaza del Diablo. La mayor parte de ellos se encuentran en bibliotecas públicas de universidades estadounidenses, como Yale, Harvard, Arizona, Berkley, Notre Damme, entre otras. Actualmente escribe una crónica semanal en La Nación Domingo, es editor de la revista de escritores latinoamericanos Bilis y miembro del consejo editorial de la colección Hazla Corta de libros la Calabaza del Diablo, de pronta aparición.
Leer Más >>
Comentarios
Buscar
Hernán Castellano Girón  - Belleza: el síndrome de Stendhal II   |190.22.83.xxx |2008-09-18 10:29:18
Ese día (9.5.78) descubrieron en Roma el cadáver acribillado del ex primer
ministro Aldo Moro, muerto acriibillado por ignotos y por turbias razones de
Estado . Su cuerpo acribillado salió en la portada de L'Espresso. Esa misma
mañana, miles de florentinos se reunieron en Piazza della Signoria a manifestar
civilmnte, sin destrozos, sin desmanes troglodíticos.
Eso también era parte de
esa belleza eterna.
Hernán Castellano Girón  - belleza: el síndrome de Stendhal   |190.22.83.xxx |2008-09-18 10:15:06
Es sabido que al llegar a Florencia muchos viajeros no pueden soportar
tanta belleza, no porque les sea detestable sino al revés: es
tan sublime el entorno donde por ejemplo en Piazza della Signoria y
especialmente la Loggia dei Lanzi, que simplemente el viajero se va
'de espaldas el loro' y necesita estar un par de días --y a qué
precio!--encerrado/a en su hotel para poder reponerse y salir a finalmente
sumergirse y nadar en ese mar de belleza en forma de ciudad. Es el
pasado también que vuelve y toma esas formas magníficas para enseñarnos que
eso es la historia y que si nodebemos olvidar sus horrores, tampoco debemos
olvidar la belleza.
Estuve dos veces en Florencia, en 1966 y en 1979,
ésta vez con mi esposa y pequeño hijo que gozaba tocando las patas de los
caballos de Paolo Uccello ante la desesperación de los bidelli. Ese día descubrieron en Ro...
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.21 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Proyecto financiado con el aporte de:

Advertisement

Top

Habitar

Por DAVID VILLAGRÁN


Leer más...
 
Aeropuerto y otros poemas

Por ALEXIS CASTILLO

Leer más...
 
El Tarot de la Carretera

Por MANUEL ILLANES

 


Leer más...
 
Matria (Selección)

Por ANTONIO SILVA

la ópera fue ensayada día y noche, una pieza
sentimental para los comensales
una pequeña ventanita de cholguán y visillo
color muerto permite al lector fisgonear –y por
qué no reír de la india travestida de selva lírica.


Leer más...
 

John Ashbery

Traducido por TOMÁS COHEN


Leer más...
 
Fragmentos de "Baa Mithl Beith Mithl Beirut"

Por CLAUDIO GAETE BRIONES

Imane Humaydane-Younes nació en 1956 en Ayn Enoub, pueblo libanés de la montaña drusa. Durante las confrontaciones regionales y luchas interiores que ensangrentaron el Líbano entre 1975 y 1990, ella vio vaciarse su región de una gran parte de sus habitantes. Actualmente vive en Beirut, donde realiza un estudio sociológico sobre los desaparecidos durante la guerra.


Leer más...
 
3 Poemas de André Breton

Por FRANCISCO FALCATO

Leer más...
 
Poemas de "Poèmes en Prose" (1915) de Pierre Reverdy

Por FRANCISCO FALCATO

MÁS LEJOS QUE ALLÁ

En la ventana pequeña, bajo el tejado, mira. Y las líneas de mis ojos y las líneas de los suyos se cruzan. Tendré la ventaja de la altura, se dice a sí misma. Pero enfrente cierran las persianas y la atención incómoda se inmoviliza. Tengo la ventaja de tiendas que mirar. En fin, sería preciso subir o vale más bajar y, brazo con brazo, vámonos fuera donde nadie nos mire.

Leer más...
 

Narrativa

S (s) y la no historia

Por CLAUDIA APABLAZA


Leer más...
 
Para llevar

Por BEGOÑA UGALDE

 


Leer más...
 
Mapas

Por JUAN SANTANDER

 


Leer más...
 
La Fortaleza

Por CARLOS LABBÉ

Invocación

Mal dirigidas, las palabras pueden hacerte más daño que un enemigo o alguien que te desea la muerte.


Leer más...